miércoles, 19 de agosto de 2015

Barriletes, una apasionante historia con viento

Superada con éxito su prueba de cielo -capacidad registrada en fotografías-, los barriletes creados por Diana Ross reposan en la Escuela Municipal de Arte La Llave. Integran la muestra "Son del Viento", que permanecerá a consideración del público hasta el lunes 31 en horario de 8 a 20.


Foto: Chino Leiva
Como si de un tránsito por la evolución de artefactos ideados por el hombre para arribar a las alturas se tratara, es posible asistir a una recreación de antiguos manutaratahi (barrilete tradicional maorí), vistosos diseños plasmados en tela y estructuras geométricas.

La explicación brindada a visitantes del grupo Encuentro posibilita acceder a detalles. Ante la "estructura de cortadera revestida con hojas, decorada con plumas recolectadas en el mallín de Bahía Serena y dos sombreritos chinos de alguna playa", Ross señala que "los maoríes creían que los barriletes eran regalos de sus antepasados. Los caracoles representan los ojos", símbolo de presencia, y suman sonido.

"Draco" (dragón) reproduce un diseño de Giambattista Della Porta (siglo XVI), "forma considerada una de las más antiguas de occidente. Lleva varios meses hacerlo, hay que tener paciencia, seguro que voy a hacer más grandes", anticipa la expositora ante su ocasional auditorio.

El recorrido puede continuar con la apreciación de una estilizada sirena. Un cartel informa que fue realizada con la guía de planos de Charlie Charlton. A su lado, una de las dos poesías de Sylvia Maclagan incluida en la muestra. Refiere a una "fantasía del viento Nahuel" con versos que aluden a su llamado, "lo oigo, alerta a sugestivas pausas. Sus ocasionales tonos sosegados…", introduce.

El espacio es compartido por "Tótem de flores" -círculos con reproducciones de don Diego de noche, amancay, orquídea y topa topa-; mariposas nocturnas, del aire y de los vientos; pájaros tribales cuyos diseños hallaron inspiración en tatuajes y que "cuando vuelan mueven las alas y atraen pájaros que vienen a mirarlos", refiere Ross ante los niños y jóvenes que en ese punto del recorrido aportan comentarios.

La explicación ante "Bienvenido colibrí" describe que las formas adquieren definición tras su insinuación entre manchas de pintura sobre la tela. En creaciones como "Estandarte" las impresiones fueron realizadas con platos a modo de sellos.

Al arribar a "Luna lunera" y referencias a sus fases el observador va aproximándose a diseños de mayor complejidad. Un facet octogonal (cuyo plano debió ser especialmente diseñado) y dodecaedros (realizados con aportes de Roberto Trinchero, en tela de tyvek con aplique de ripstop y varillas de fibra de vidrio) aparentan retar leyes físicas al imaginarlos suspendidos en el aire.

Coloridos, pendiendo en altura, los cuerpos geométricos exhiben volumen merced a un esqueleto conformado por "treinta varillas unidas. Nadie había hecho un dodecaedro que volara", señaló Ross.
Con capacidad de desplazarse con más o menos viento, según el diseño, mariposas y pájaros deben sortear una prueba siendo prototipos. "Si sale bien, los hago más grandes y con mayores detalles".

El interés por crear y elevar barriletes data de 1999, "no fue planeado, una amiga me prestó un barrilete y haber logrado remontarlo incentivó una búsqueda. Así me contacté con aficionados locales y miembros de BaToCo (Barriletes a Toda Costa)".

Radicada en esta ciudad desde 1981 como estudiante de la carrera de Biología, Ross toma clases de pintura con Viviana Dziewa. Dicta talleres de arte aplicada y artesanía y participó de tres exposiciones colectivas. Resultado de uno de los encuentros en Dina Huapi, exhibe la fotografía de "Arco", una formación de más de sesenta barriletes volando juntos.

Estima que "hay un resurgir del interés por la actividad entre niños y adultos". Incluso periódicamente son organizados festivales en distintos puntos del país.

Los interesados en acceder a los talleres o adquirir estuches didácticos pueden solicitar mayor información comunicándose a través de tallersondelviento@gmail.com.

 
Por Teresita Méndez
Diario Río Negro 

sábado, 25 de julio de 2015

sábado, 13 de junio de 2015

Se vino el invierno


La otra cara de Bariloche (foto de Chino Leiva)

jueves, 4 de junio de 2015

lunes, 11 de mayo de 2015

Alfombra del otoño barilochense


domingo, 10 de mayo de 2015

Interpretación mapuche acerca de las erupciones de los volcanes




El-Encierro de los Pillanes - Eduardo-Rapiman

Las autoridades filosóficas Mapuche explican que un volcán no es un elemento más sino que representa la expresión por donde la Mapu (tierra) respira y brinda vida. Además aseguran: “en este tiempo, las fuerzas de la naturaleza se han manifestado de manera tan intensa, afectando la vida de las personas, porque responden a la búsqueda de un ordenamiento que resguarde toda la vida natural. El Ixofij Mogen que en castellano se entiende como biodiversidad”.

No son catástrofes naturales. Son expresiones de la Tierra, de la Ñuke Mapu, que hay que saber interpretar. Y luego que ocurren, se realizan ceremonias, Guillatunes, y reuniones varias para compartir lo que se siente, lo que se sueña, lo que se cree. Las razones e implicancias de lo que la Nuke Mapu, dice. Eso es en resumen la forma como los Mapuche enfrentan los terremotos, los maremotos, las inundaciones o las erupciones de los volcanes.

Y en el último tiempo muchas de estas situaciones son interpretadas como un desequilibrio que está ocurriendo en la naturaleza. La intervención dañina que realizan ciertas personas de empresas que imponen industrias para extraer, contaminar o interferir los ecosistemas.

Así lo cuenta Pety Piciñam una kimeltucefe (educadora mapuche) del Lof Puel Pvjv y de la Confederación Mapuce Neuquina, en la zona del Puelmapu, lo que ahora es Argentina. “Hace tiempo se viene denunciando la ruptura del equilibrio de las distintas fuerzas de la naturaleza (pu newen) producto de la contaminación, de las excavaciones y de otras actividades dañinas para la Mapu (tierra)”, dijo Piciñam a la agencia informativa FARCO.

Las autoridades filosóficas Mapuche explican que un volcán no es un elemento más sino que representa la expresión por donde la Mapu (tierra) respira y brinda vida. Además aseguran: “en este tiempo, las fuerzas de la naturaleza se han manifestado de manera tan intensa, afectando la vida de las personas, porque responden a la búsqueda de un ordenamiento que resguarde toda la vida natural. El Ixofij Mogen que en castellano se entiende como biodiversidad”.

El pueblo mapuche, desde su cosmovisión, sostiene que es imprescindible respetar el kvme felen (el buen vivir) porque cada che (persona) debe estar en equilibrio consigo misma y con las demás pu newen (fuerzas) que son parte del waj mapu (territorio).

Es decir, que cada persona debe ser parte de la tierra y no dueña, debe respetarla y tomar de ella solamente lo necesario para vivir y para mantener el equilibrio.

La Ceniza Sagrada

Tufachi mapu meu pillan chrufquen acui pillan chrufquen mongueal (ha llegado la ceniza sagrada a esta tierra ceniza sagrada para la vida) Pillan Chrufquen (tierra espiritual)

La ceniza del volcán es sagrada y respetada para nuestra cultura, escribió en su muro Nestor Fabían Lemunao, quien interpreta la erupción del Calbuco, cuyo nombre antiguo en Mapudungun es Quillaype, como un ciclo que por un tiempo generará problemas pero que a la larga limpiara los ecosistemas de especies exóticas.

“Esta ceniza es medicina para los árboles enfermos por pestes y enfermedades, fortalecerá a la tierra y las raíces, matara a los insecto exóticos y dañinos y favorecerá a los insecto nativos”.

Agrega que “esta ceniza dará nuevas energías a la tierra, la fertilizara, limpiara cada bosque y cada malliñ (humedales), cada vega y cada valle, limpiara de parásitos a las aves y a los animales, la ceniza es beneficio y medicina para esta porción de tierra y merece su respeto y que la saludemos”

También señala que las erupciones son “una manifestación de equilibro de las energías de miñche mapu (tierra de abajo) lugar donde reinan las fuerzas negativas. Este elemento de la naturaleza es muy importante para la vegetación, plantas, arboles, da fortaleza al naj mapu (tierra que pisamos) y al huente mapu (tierra de las alturas).

Y puntualiza que toda esta situación “es muy fuerte y perjudicial para el mapuche que tiene que mudar de vivienda con sus animales por un tiempo hasta que la tierra descanse y se vuelva a establecer el equilibro del ecosistema.


sábado, 25 de abril de 2015

kisuelelaiñ - No estamos solas - Anahí Rayen Mariluan

 VIERNES 8 DE MAYO - 21 HS. - ARAUCANÍA (Av. Bustillo 11.500)
VIERNES 22 DE MAYO - BIBLIOTECA SARMIENTO BARILOCHE
SÁBADO 23 DE MAYO - EL BOLSÓN


Con tu potente "voz poquita" y  tu naturalidad 
(pez en el agua eras cantando) 
nos dejaste tu corazón anoche Anahi Rayen Mariluan. 
Gracias por  incluir mi poema "lo que no se ve"
Gracias por incluir lo que siento, lo que sentimos: 

siento 
venir cosas
de la gente
a veces
un río
un oscuro río 
de tristeza 

Me siento honrada acompañando 
"kisuelelaiñ - No estamos solas"     

cliqueá para escuchar: