martes, 23 de septiembre de 2008

ME VOY A VIVIR AL SUR - La decisión

Ya está. Tomaste la decisión. Vos sabés por qué.
Lo que no sabés son la reacciones en cadena que vienen ahora.
¿Viste el efecto dominó? Bueno, eso.
Por un lado es como si toda la gente a la cual se lo contás se
replanteara la vida entera a partir de tu decisión y todos
empiezan a darte explicaciones de por qué no hacen lo mismo.
Y vos no querés eso.
Vos estás feliz con tu proyecto y querés compartirlo.
También vas a comprobar que para muchas personas
nuestro país termina en la Avenida Gral. Paz y entonces te
escuchan con cara de “qué locura” y no faltan gestos agoreros
tipo “ya va a volver a la realidad”.
Tampoco faltan los que te dicen horrorizados: “yo jamás
podría irme a vivir fuera de Buenos Aires...”
Pero felizmente también hay gente que reacciona “normal”
digamos y te felicita y te desea suerte e incluso te ofrece algún
contacto que te puede interesar, porque conoce a alguien
que se vino.
Y a pesar de aquellas voces pesimistas, toda esta etapa es
muy estimulante, porque todo lo que hacés tiene que ver con
tu proyecto. Es la etapa de “enamoramiento”. Yo me acuerdo
que por un lado pensaba en cosas prácticas como, por
ejemplo, el abrigo que tendríamos que traer y por otro en
cosas poéticas, como que iba a cumplir la leyenda del Limay.
También luchaba con una contradicción, en mi caso era
que siendo muy urbana y gustándome la ciudad y todo lo
que te ofrece, me iba a un lugar que me atraía mucho y donde
me había sentido muy bien, pero donde te caes del mapa...
Y lo que me decidió en esos momentos de duda fue mi
hijo de dos años. Era muy fiero el clima que se vivía en Buenos
Aires por aquellos tiempos y si algo tuve claro fue que no
quería que se criara en ese ambiente de violencia y temor.

2 comentarios:

Marta dijo...

Hola:
Me esta pasando algo parecido con mis amigos por suerte la mayoria me desea suerte, y algunos me critican porque me dicen: como vas a abandonar la carrera, te vas y que vas a hacer?. Pero mi decision de irme a bariloche ya esta tomada.
Besos

Anónimo dijo...

¡Suerte Marta!