miércoles, 25 de marzo de 2009

¿Existen los duendes?


Duendes, gnomos, elfos... En cuanto a que proliferen en
los bosques del Sur, no me atrevo a asegurarlo. Pero en esta
región hay quienes creen fervorosamente en ellos y aseguran
haberlos visto, por lo tanto no te extrañes si alguien te cuenta
que conversa con los duendes del bosque...
Para mí, lo único cierto es que los duendes han invadido las
ferias y comercios donde se venden productos artesanales y hay
de todos los tamaños y materiales: madera, cerámica, tela, etc.
También han surgido nombres, como “la comarca” para
designar lugares o productos regionales que tienen que ver con
esta mitología. También cabañas de troncos en el bosque con
cierta onda “Hobbit”.
Pero en realidad aquí “el señor de los anillos” es el alerce
cordillerano, una conífera a la cual, si le hacés un corte
transversal, podés contar cuántos años tiene por medio de los
anillos que se forman en la madera.
De todas maneras, algunos artistas plásticos han orientado
su producción de dibujos, grabados y esculturas a temas
relacionados con estos mágicos seres que, culturalmente,
responden más a leyendas europeas que sudamericanas. En la
isla de Chiloé, el personaje más cercano a un duende, pero
maligno, es El Thrauco, una especie de fauno de pequeña
estatura que habita los bosques. A pesar de su aspecto
repugnante seduce a las mujeres jóvenes, las viola y es la
explicación de muchos embarazos...

3 comentarios:

Maria Laura dijo...

Hola Luisa! Encontré tu blog por escribir una expresión de deseo en google... puse "me quiero ir a vivir a Bariloche" y allí apareciste. Ayer leí todas las entradas, me quedé disfrutándolas hasta la madrugada. Y este mediodía, por supuesto, leí la de hoy en un ratito libre del trabajo. Te cuento: tengo 24 años (en unos días cumplo 25, pero shhhhh ;) ) y vivo en Quilmes, Gran Buenos Aires. Si bien estos pagos no son lo que eran cuando te fuiste, ahora estamos rodeados de pobreza, exclusión e inseguridad. Además, por supuesto, del estrés, de vivir a 220 todo el tiempo, de la prepotencia de los otros -a veces siento que en vez de vivir, uno se defiende de los ataques permanentes de los demás-... Hay mucha gente que no sabría/podría estar en otro lugar más que acá... Y sé, porque lo experimenté, que se puede vivir mejor y que el mundo no se termina en las "grandes ciudades".

Mi apuesta es, en un futuro no muy lejano, irme a Bariloche. Pero primero habiendo solucionado desde acá el tema laboral y habitacional. Soy consciente que vivir allí no es el idilio vacacional que tuve la suerte de vivir un par de veces, pero estoy dispuesta a superar cualquier dificultad en pos de una digna calidad de vida.

En fin, todavía me falta trabajar mucho para juntar los pesitos para poder concretar este proyecto. Pero con la sola idea de que es posible, ya empiezo a sentirme mejor.

Un beso enorme, Laura.

Monica dijo...

Hola Luisa ! Que hermoso comentario el de Maria Laura con que precísíon logra describir lo que a tantos nos pasa.Creo que teniendo el objetivo claro se logran las fuerzas para concretarlo y una vez que tu sueño este encaminado te sera mucho mas facil "soportar" el estrès que esta ciudad produce.Que nunca pierdas la ilusiòn .Vas a ver que se puede vivir mejor .solo hay que tener la capacidad de visualizarlo para poner todo de uno y concretarlo

Luisa Peluffo dijo...

Comparto sus comentarios y creo que el deseo es un motor extraordinario para concretar cualquier proyecto. Bienvenidas al blog!