martes, 14 de abril de 2009

¿Hay hantavirus?



En esta época de epidemias, les comento lo que sé acerca del hantavirus*.
El hantavirus, como el “mal de los rastrojos”, lo transmiten unos ratones,
que no son Jerry o Mikey precisamente.
En el caso del hanta, la aspiración de la caca de este
ratoncillo, llamado vulgarmente “colilargo” por sus
características, es la que provoca el virus en las personas.
En la Patagonia cada tanto aparece algún caso, como en
otras partes de la Argentina y del mundo. El virus ataca los
pulmones y puede causar la muerte. El síntoma es una
deficiencia respiratoria.
En 1996 hubo un brote importante, que se inició en El
Bolsón, en un galpón invadido por roedores. Fue algo
excepcional dado que los ratones se habían refugiado allí
corridos por el desmalezamiento de un terreno lindero,
efectuado en una época no indicada para ello.
Salvo ese año, cada tanto se produce algún caso de hantavirus,
pero aislado.
Según algunas investigaciones hay una relación entre la floración
de la caña colihue con los brotes epidemiológicos de hantavirus en
la región cordillerana de la Patagonia.
Al parecer, este vínculo se explicaría en la aparición abrupta y abundante
de semillas que facilitan el aumento de la población de ratones, en el bosque
andino-patagónico.

Precauciones:
Ante la mínima sospecha de roedores en tu vivienda, tomar
los recaudos del caso.
Antes de ingresar a un cobertizo, depósito o similar, que
haya estado abandonado durante una respetable cantidad
de tiempo, tener la precaución de ventilarlo.

*Este agente patógeno fue identificado a comienzos de los ‘50, durante la
guerra de Corea, cuando soldados acantonados a orillas del río Hantung, fueron
atacados por una enfermedad renal de tipo epidémico (La Nación, 31/10/96).

No hay comentarios: