martes, 21 de abril de 2009

Tábanos, tijeretas, chaquetas y otras yerbas





Eso que ves en la foto no es un insecto, es un cangrejito del lago.
Cangrejito, cangrejito, cangrejito de coral… ¿te acordás de la canción?
Lo que pasa es que no tengo fotos de insectos y te cuento que la primera
vez que vine a Bariloche, a comienzos de los’60, aquí no había ningún
bicho salvo los tábanos.
Ahora hay moscas, moscardones, tijeretas, hormigas,
avispas, polillas y hasta algún mosquito.
Los tábanos son bastante molestos y abundan, sobre todo,
durante el mes de enero. Lo que más fastidia de ellos es su
acoso constante, aunque también pican, pero por lo general
no dejan roncha.
La tijereta es – literalmente – un bicho que camina.
También prolifera durante el verano, es una especie de
cucarachita, que nos importó Chile con la leña y se convirtió
en plaga. Aparece en los lugares donde se concentra la
humedad: debajo del piso de las carpas, en los desagues de
las piletas, debajo de las piedras, etc. Salvo que no es agradable
encontrarla entre las cerdas de tu cepillo de dientes, es
inofensiva y raramente pica.
Es bueno recordar que, como la tijereta, la introducción
de cualquier espécimen de fauna o flora se convierte en plaga,
como la mosqueta, el ciervo colorado o las “chaquetas
amarillas”. Estas últimas (su nombre científico es Bespula
Germánica) son una especie de avispa, originaria del
Mediterráneo y abundan en la región andina. El transporte
de madera entre puertos y su persistencia favorecieron su
dispersión por distintos continentes.
Resultan de lo más molestas en los picnics o asados al aire
libre, porque son carnívoras y pretenden comer, no sólo a la
par tuya, sino de tu mismo plato y tenés que tener mucho
cuidado de no tragarte una junto con el bocado de carne
que te llevás a la boca... Además su picadura puede ser
peligrosa en caso de reacción alérgica.
Normalmente no son agresivas, excepto cuando se molesta
el nido. Una solución casera es colocar carne dentro de una
botella de gaseosa cortada en la porción superior; atraídas
por el cebo, las chaquetas entran sin poder salir y mueren.
Se recomienda no agredirlas, evitar el uso de perfumes o
cosméticos, no dejar alimentos al aire libre y mantener la
basura tapada.

No hay comentarios: