lunes, 23 de noviembre de 2009

También recordá que...




Podrás estar solo/a o en pareja, que aquí lo de en las buenas
y en las malas va en serio. No hay ni madres ni padres, ni
hermanos, tíos o abuelos y hasta los mejores amigos quedaron
a 1800 km...

Podrás venir huyendo de la inseguridad, pero cuando llegues
tratá de que no se declare una guerra (como nos pasó a nosotros).

Podrás conseguir un laburo buenísimo o una changuita,
pero para empezar, venite con un mínimo ingreso asegurado.

Podrá ser una choza o un iglú, pero venite con un
alojamiento básico asegurado.

Podrás comprar un lote en la cima de una montaña, pero
(a no ser que te dé por la onda ultra primitiva) antes de cerrar
trato asegurate de que cuente con agua y electricidad y que
el acceso no sea una tortura.

Podrás instalarte a orillas de un lago, con una vista
espectacular, pero acordate que las costas en general (y la del
Nahuel Huapi en particular) son muy ventosas...

Hasta la próxima...

2 comentarios:

Anónimo dijo...

"Podrás venir huyendo de la inseguridad, pero cuando llegues
tratá de que no se declare una guerra (como nos pasó a nosotros)"

què guerra se les declarò a uds Luisa ?
( mi pregunta es porque una de las razones de nuestra mudanza es èsa, la inseguridad creciente que se vive en mar del plata...)

abrazo luisa !!!

gus

Luisa Peluffo dijo...

A fines del '78 cuando casi entramos en guerra con Chile. Por eso el paso fronterizo a Chile (ex paso Puyehue) se llama Cardenal Samoré, quien fue enviado por Juan pablo II, para evitar la guerra. Y después, en el '82, Malvinas, que acá, por ser zona de frontera se vivió con mucha más conciencia que en Buenos Aires.