lunes, 16 de noviembre de 2009

Y RECORDÁ QUE...



Podrás tener muchas oportunidades de trabajo en una
gran ciudad y ganarás el triple. Aquí podés volver todos los
días a tu casa a almorzar.

Podrás disfrutar todos los entretenimientos y actividades
culturales que te ofrece una gran ciudad. Aquí vivís en medio
de un paisaje maravilloso y al mediodía (o los fines de semana)
podés hacerte una escapada a la orilla de un lago o a la
montaña, algo que te renueva como si hubieras tomado una
semana de vacaciones.

Podrás enterarte de que en Buenos Aires, Córdoba o
Rosario padecen 40° y 100 % de humedad, que vos seguís
con la campera puesta, porque lo que es aquí, siempre está
fresquito y seco.

Podrás extrañar a la familia y a los amigos (o quejarte de
que te visitan demasiado) pero tus vacaciones las tenés
solucionadas.

Podrás amar la naturaleza, el andinismo, la vida de
campamento, el esquí y la pesca o ser un tronco para
cualquiera de esas cosas y rezongar, putear o desesperarte. Lo
único que se necesita para vivir en el Sur es sentir que aquí
estás en armonía. Que este es tu lugar.

Y la semana que viene sigo...

3 comentarios:

Seba dijo...

GRACIAS Luisa.

Anónimo dijo...

leo y releo lo que escribiste, varias veces cada dìa...
y cuando me preguntan por què nos vamos a vivir al sur en un par de meses, les hago leer tus palabras y sonrìo...

gus

Anónimo dijo...

Luisa, como les pasó a varios, llegué a este blog por casualidad o el destino. Volví hace menos de un mes a San Martin de Los Andes. Me atrapó, siento que mi alma quedó allá. Este capítulo lo leo y releo y es lo que me da fuerzas para seguir mi sueño. Todavía estoy en la etapa de los miedos, de la incertidumbre, del que será...pero mi corazón late tan fuerte cuando pienso en irme! Siento el viento golpeando en mi cara cuando cierro los ojos. Realmente creo, que tus palabras me llegaron en un momento oportuno. Ojalá pronto pueda decir: "¡Me voy a vivir al sur!". Gracias por todo! Muchos besos! Jenni