domingo, 27 de diciembre de 2009

Y…

Podrás entablar relación con ancianitos alemanes, pero no se te ocurra hacerlo con aquellos que llegaron a Bariloche “justo después de la 2° guerra mundial”; es muy posible que sean nazis... (aunque por suerte, con el correr de los años, más remota será esta posibilidad).

Hablando de monstruos... podrás ver el del lago Nahuel Huapi (¿por qué no?) pero no seas cursi, no lo llames “Nahuelito” !!!

Podrás haber haber tenido la suerte, un verano, de un tiempo magnífico. Pero no te guíes por eso para decidir instalarte definitivamente. Explorá también otros momentos del año, especialmente mayo y junio.

Y por último, podrás adquirir (después de 3 años de residencia como mínimo) ese feo vicio de ciudadanía que consiste en protestar por “la invasión” de los que vienen a instalarse; pero acordate que vos también fuiste uno de ellos.

¡FELICES FIESTAS!