miércoles, 4 de agosto de 2010

POLÉMICA POR LA LEY DE GLACIARES *


Si hay algo que debés saber, vos que venís al Sur atraído
justamente por sus bellezas, es que la lucha para conservarlas no termina nunca. Ver Archivo del blog 2008 (Calidad de vida).


Bonasso arremetió contra oficialistas y opositores tras el faltazo en Diputados:
“La Ley de bosques, de mi autoría, fue aprobada en general por una composición de la Cámara y en particular por otra, tiraron la pelota afuera la mayor cantidad de tiempo que pudieron para no perjudicar los intereses sojeros, y ahora pasa lo mismo con los intereses mineros”, afirmó el diputado a este medio y marcó que “el oficialismo no está de acuerdo con el convenio que yo hice con el senador Filmus, con quien yo discutí muy fuerte para llegar a un acuerdo que sea aprobado en diputados y en el senado, por eso ellos lo tenían que bombardear”.

El parlamentario, un ex aliado del kirchnerismo que a raíz del veto a la Ley de Glaciares en 2008 pegó un portazo definitivo, sostuvo que el proyecto “no lo bombardearon sólo matoneando el presidente de la bancada oficialista, Agustín Rossi, con sus clásicos modales, patoteando y pidiéndole al presidente que levante la sesión cuando sólo faltaba un diputado, en una actitud abiertamente antidemocrática”, sino también con una complicidad opositora.

“Yo podría nombrar algunos casos muy concretos de apoyo al oficialismo en esto. La diputada Silvia Vázquez, que viene del cobismo, y que integra un bloquecito chichorro del oficialismo, chichorro de la nave insignia, estaba hablando con los periodistas seguramente del Mundial, de Maradona, de Grondona, mientras se discutía la ley de Glaciares”, disparó Bonasso. “Entonces le fueron a decir, ‘Diputada, ¿no va a ir a debatir de Glaciares, falta un sólo diputado para el quórum?’; entonces ella levantó el dedo como los emperadores y dijo: ‘Que se caiga la sesión’. Yo no la puedo felicitar”, agregó.

En la catarata de críticas de Bonasso también cayeron la fueguina Mónica Belous (SI), Carlos Heller (Nuevo Encuentro) y Laura Alonso y Christian Gribaudo (PRO), pero también hubo reconocimientos: “Quiero señalar también que hubo diputados que tenían posiciones más afines al gobierno, como Vilma Ibarra, Martín Sabbatella, Ariel Basteiro, que fueron, e incluso el diputado Federico Pinedo, del PRO, que se había comprometido conmigo a dar quórum, lo dio, aunque me consta de sus discrepancias”.

* Publicado en Perfil 4/08/2010
DIEZ CLAVES PARA ENTENDER EL POLÉMICO PROYECTO por Iván Ruiz*
1. Diferencias dentro del kirchnerismo. Pese a que el oficialista Filmus, principal defensor de la preservación de los glaciares en el Senado, acordó con la oposición en Diputados un proyecto en común, el kirchnerismo no acompañó su decisión. Tras pedir 15 días de prórroga para estudiar el tema, el oficialismo votó en contra del acuerdo que selló un legislador de su misma fuerza en la última sesión. En diálogo con lanacion.com, el diputado Daniel Tomas ratificó la negativa del Frente para la Victoria en la votación de esta tarde. "No vamos a apoyar lo acordado porque el concepto de área periglaciar no es válido. Se va al extremo de prohibir toda la actividad industrial en nuestra zona", afirmó. El oficialismo intentará introducir modificaciones en la iniciativa.

2. Pro, en contra. Si bien el bloque macrista apoyó el acuerdo en la votación en general, su postura es negativa con respecto a los artículos polémicos que prohíben la actividad industrial en la zona periglaciar. "Vamos a votar en contra", aseguró a lanacion.com el jefe de esa fuerza en Diputados, Federico Pinedo. "Esos lugares de agua congelada que menciona el proyecto como zona periglaciar es la totalidad de la cordillera. Si van a prohibir cualquier industria, obviamente no lo vamos a apoyar", explicó.

3. Cuentas. "No les dan los números", dijeron fuentes oficialistas a este medio, entusiasmados por la negativa de Pro a los artículos más polémicos. Del otro lado, aseguran que juntan los votos para aprobar la iniciativa: el Acuerdo Cívico, el Peronismo Federal y los bloques de centroizquierda la apoyan. Por eso, se niegan a concretar un nuevo acuerdo con el kirchnerismo.

4. La minería, eje del debate. La discusión por la preservación de los glaciares pone en agenda la discusión sobre la minería a cielo abierto. La negativa del kirchnerismo en la Cámara baja está vinculada, entre otras disidencias, a ese tema. "La sanción de este acuerdo perjudica el desarrollo de proyectos mineros, porque la mayoría de las minas funcionan con suelo congelado en invierno", dijo Tomas. La oposición, en cambio, se manifestó en contra de cualquier tipo de actividad industrial en la zona periglaciar. "Sostenemos la prohibición de las actividades que generen impacto sobre los glaciares", dijo la diputada Fernanda Reyes (Coalición Cívica) a lanacion.com.

5. Artículos polémicos. Existen diversos temas que despiertan polémica en torno a la protección de los glaciares. El artículo 2, ya aprobado en particular por la oposición (sin el apoyo del kirchnerismo ni de Pro), es determinante para los intereses de ambas partes. En ese apartado se define el concepto de glaciar y de área periglaciar. Como el oficialismo ya no puede modificarlo, apuntará al artículo 6, que prohíbe la exploración y explotación minera en el área periglaciar definida en el artículo 2. El kirchnerismo considera excesiva la zona delimitada por el proyecto conjunto y planteará que los apartados polémicos sean reemplazados por los del proyecto aprobado en el Senado, iniciativa que rechaza la oposición. El debate continuará con el artículo 15, en el que se discuten las disposiciones transitorias para las minas en funcionamiento. La oposición propone que la auditoría ambiental que determina si una mina contamina sea realizada 180 días después de la sanción de la ley. El kirchnerismo, en cambio, pedirá que el estudio sea ejecutado en el mismo plazo, pero luego de la culminación del inventario que desarrolle cada jurisdicción, en plazos que no son determinados dentro del proyecto.

6. El veto. Tras obtener un apoyo unánime en el Congreso, la ley de glaciares fue vetada en 2008 por Cristina Kirchner. En los fundamentos expuestos por el Ejecutivo, se cuestiona que la ley "no puede limitarse a la absoluta prohibición de actividades" y se considera "excesivo prohibir la actividad de minería o perforación petrolera en los glaciares y en las áreas que bordean los glaciares". Además, el Gobierno admitió que "gobernadores de la zona cordillerana han manifestado su preocupación con lo dispuesto por la norma sancionada" porque afectaría inversiones y puestos de trabajo.

7. El acuerdo. Luego del veto, la Presidenta impulsó la presentación de un nuevo proyecto en el Senado, a través de Filmus. La iniciativa fue aprobada por unanimidad en la Cámara alta. Pero en Diputados no contó con el mismo apoyo. La oposición introdujo considerables cambios en el proyecto original, lo que motivó un fuerte debate entre el diputado Bonasso y Filmus. Finalmente, los legisladores limaron las diferencias y acordaron un proyecto conjunto que, curiosamente, no fue votado por el FPV.

8. El encuentro que mantuvo en Canadá Cristina Kirchner con el CEO de Barrick Gold, Peter Munk, despertó la ira opositora. Durante el almuerzo de negocios organizado para promover las inversiones mineras en el país, la mandataria recibió los elogios del empresario por "mantener las reglas de juego" para los capitales del sector. "Las reglas no cambiarán y eso es muy importante para una inversión de largo plazo", asintió ella.

9. Las acusaciones. Desde el veto de la Presidenta, la oposición vinculó la decisión presidencial con los intereses de las empresas mineras. Los diputados Bonasso y Reyes presentaron una denuncia ante la Justicia en la que se acusa a funcionarios kirchneristas por incompatibilidades entre la función pública y el vínculo que supuestamente mantienen como empresarios con empresas mineras. La relación del Gobierno con Barrick Gold es el principal argumento que esboza la oposición para explicar el rechazo oficial de aprobar al proyecto que había sido aprobado por unanimidad. Los apuntados fueron el senador kirchnerista César Gioja y el secretario de Minería, Jorge Mayoral. "Están defendiendo negocios particulares, como en el caso de Gioja y de Mayoral, que tienen vínculos con Barrick", acusó Bonasso ante lanacion.com.

10. La última sesión. Cuando el acuerdo parecía sellado, el oficialismo sorprendió en el recinto con un pedido de prórroga por 15 días para estudiar el tema. El arco opositor se negó y le torció el brazo: el kirchnerismo votó en contra, pero el proyecto fue aprobado en general. En plena discusión artículo por artículo, la oposición se quedó sin quórum y postergó su aprobación hasta que se reanude la actividad legislativa, la semana próxima.

* Publicado en La Nación 4/08/2010