domingo, 28 de marzo de 2010

Comparto con ustedes algunos fragmentos de EL TUMBIADOR de Asencio Abeijón (1901 – 1991) * extraordinario retrato de un personaje patagónico




…El tumbiador es un tipo característico de la Patagonia, llamado así por su permanente costumbre de recorrer, con su caballo, su perro y sus mañas, amplias zonas de la región, parando varios días en cada casa, siempre sin trabajar, comiendo “tumba” de “arriba”, hasta que los dueños empiezan a ponerle mala cara.
Abunda bastante y es un verdadero maestro de la simulación y la vagancia caminera, no carente de gracia.
Anda siempre en busca de trabajo, pero nunca lo encuentra por su gran habilidad en esquivarle: antes de llegar a un puesto o estancia, por disimuladas averiguaciones hechas de antemano ya sabe que en ese lugar no necesitan a nadie para trabajar…
…Para el buen tumbiador, no hay secretos en lo referente a las mañas necesarias para prolongar todo lo posible su permanencia en un lugar que le resulta cómodo. Si en la casa hay niños, el tumbiador siempre busca la forma de hacérseles simpático.
Su viveza de vago experimentado, y que dispone de tiempo para observarlo todo, le indica que en los niños está la debilidad de los padres.
Casi siempre tiene la precaución de llegar cerca del anochecer, cuando ya está cercana la hora de cenar.
Mientras está en la cocina afanándose en dar conversación interesante a los presentes, observa con disimulo cuando en la mesa ponen un plato de más. Él, que mentalmente ha contado cuántos son en la casa, sabe que ese plato es para él, pero se hace el desentendido y sigue charlando.
Recién cuando en la casa se aprestan a sentarse a la mesa, el tumbiador se levanta y tiende la mano como para despedirse.
Cuando le dicen que se quede a comer, medio se hace el interesante y exclama: “Pero… ¿No se me hará tarde? Y cuando le dicen que ya le han puesto en plato en la mesa se hace el sorprendido y acepta la invitación diciendo: … “Pero…¡No se hubieran molestado!... ¡Y bueno… ya que está!...”, y se sienta a la mesa, y se seguirá sentando por muchos días, si los dueños de la casa no lo echan o le ofrecen trabajo…
…La llegada de un tumbiador a una casa de campaña equivale a la llegada de un correo noticioso, él trae noticias de toda clase y si no las tiene las inventa. Procura siempre que éstas sean de la conveniencia o agrado de los dueños de casa. Por el tumbiador se sabe que Fulano está por vender las ovejas y poner boliche. Que a Zutano le robaron un caballo, y que no dio cuenta a la policía porque no tenía los certificados del animal. Que la viuda de Mengano se está por casar con un hombre mucho más joven que ella y que a Perengano le pegaron una puñalada porque lo encontraron carneando ajeno.
En el transcurso de la primera comida, el tumbiador sondea el ambiente creado por su llegada y si lo halla favorable de inmediato comienza a preparar el terreno para prolongar su estada por el mayor tiempo posible, siempre que no se le atraviesa el fantasma del trabajo. Una de sus tretas, por ejemplo, es la de decir que Fulano le había dicho que, sin falta para esta fecha, lo iba a esperar en este lugar. Dice que le extrañó mucho no encontrarlo allí, porque había quedado en traerle unos certificados de mucha urgencia y unos pesos que le debe desde hace tiempo…
..Con fingida preocupación manifiesta que la impunidad de Fulano le perjudica porque tiene mucho que hacer” y no puede perder tiempo…
…Por supuesto, todo lo que dice con respecto a Fulano son mentiras, pero le sirven al tumbiador como pretexto para pedir permiso por unos días de estada hasta que llegue Fulano que, a lo mejor, “llega esta misma noche, como puede llegar dentro de unos días”, “porque me está pareciendo que es algo macaneador”…
…Generalmente, el tumbiador es madrugador, lujo que puede permitirse porque siempre está descansado, pero su madrugada, aunque él hace alarde continuo de ella, es una cosa inútil, ya que se pasa la mañana sin hacer nada, sentado al lado del fuego, gastando la leña que no corta y la yerba que no paga…
…La sicología de un tumbiador experimentado le indica que la forma más práctica para pasarse los días comiendo tumba en casa ajena es no caer en desgracia ante la patrona de la casa…
…Por ello, en forma disimulada o por intermedio de terceros, estudia el carácter e inclinaciones de la patronade casa. El hijo predilecto de ésta es también el preferido del tumbiador.
A él le hace pequeñas atenciones, y cede a sus caprichos. Ya le construye un pequeño látigo, o unas boleadoras de juguete, lo pasea en su caballo, le caza un pajarito o lo lleva a traer la vaca…
..Así pasa los días, comiendo de arriba, sin trabajar, y mintiendo a gusto. De tanto en tanto, se sube a alguna meseta, y desde allí otea el horizonte lejano, como demostrando su impaciencia, porque Fulano no llega…
…Finalmente, cuando se entera de que tal o cual día el dueño de casa tiene que limpiar una aguada, traer unas carretas de leña o encerrar ovejas para curar sarna, resuelve cambiar de aires.
Si el dueño le ofrece pagarle para que se quede unos días más y le ayude a realizar esos trabajos, elude el compromiso diciendo que él, de buenas ganas, se quedaría a ayudarle sin cobrarle nada, pero que le es completamente imposible hacerlo, porque para estos días quedó comprometido para ir a tal estancia, a construir un corral o una aguada y que de ninguna manera puede demorarse un día más (…) que la culpa es de Fulano, porque le hizo perder tantos días por esperarlo…
…"Yo no quiero porque tengo mucho que hacer, pero la hija de Zutano, que tiene dieciocho años, es la que más insiste para que me quede con ellos"…

* Asencio Abeijón nació en 1901, en Tandil, provincia de Buenos Aires. Dos años después se trasladó a Comodoro Rivadavia, a un establecimiento ganadero, ubicado a 15 kilómetros de la ciudad. Estudió de noche en un colegio salesiano, al tiempo que era maestro de grado durante el día. Trabajó en yacimientos petrolíferos, y entre 1921 y 1922 hizo el servicio militar. Después de la baja volvió a los yacimientos hasta 1927, cuando es echado por firmar protestas contra la disminución de salarios. Entre otras actividades que desarrolló fue camionero, resero, contratista de esquila y chofer de micros de larga distancia. También se dedicó a la política. En 1957 fue electo por la Unión Cívica Radical Intransigente (UCRI) como Constituyente Nacional para la asamblea que se llevó a cabo ese mismo año en la ciudad de Santa Fe de la Vera Cruz. En 1958 y 1963 fue electo diputado provincial por el Chubut.
En 1968 se funda el diario "El Patagónico" y entra a trabajar en él como periodista. Murió en 1991, en la ciudad de Tandil, provincia de Buenos Aires.

jueves, 18 de marzo de 2010

Un telegrama para Antoine de Saint Exupéry (Diario El Cordillerano, Bariloche 17 / 03 /10)

El libro “Apuntes históricos del correo y telégrafo en Puerto Deseado”, de Roberto Luis Rodriguez, incluye un interesante reportaje realizado por el autor a Valeriano Pérez, ex empleado de aquella repartición, quien en 1929, tuvo la oportunidad de conocer a Antoine de Saint Exupéry. El casual pero inolvidable encuentro entre el joven mensajero con el legendario piloto francés, tuvo lugar en ocasión de un vuelo de prueba que la empresa Aeroposta realizó ese año a Puerto Deseado.

El siguiente es el relato textual de D. Valeriano Pérez, casi 70 años después:

“Corría el año 1929 tanto en Puerto Deseado como en las otras poblaciones Patagónicas de la costa sur, se recibió alborozada la noticia de que se implementaría un servicio aéreo que las uniría a la Capital Federal en pocas horas. Hasta entonces los viajes por mar, único medio disponible, insumían una semana.

En aquel entonces la aviación era todavía muy precaria. Comparados con las impotentes máquinas de hoy, aquellos frágiles avioncillos parecerían un juguete. Y sus pilotos eran para nosotros verdaderos héroes que jugaban su vida en cada vuelo.

El semanario El Orden en su ejemplar Nº 494 el 16 de enero de 1930 se refiere a la llegada del primer avión postal, de la siguiente manera: “según la comunicación telegráfica recibida por el presidente de la comuna Ing. Dn. Florencio Puchulu, esta tarde debe llegar un avión postal de la Aeroposta Argentina, lo que constituyó una nota interesantísima para nuestra población dada la palpable constatación de un nuevo elemento de progreso incorporando a los medios de transportes de esta región, y es de suponerse que la población se trasladará en masa al campo de aterrizaje para esperar la llegada del aeroplano.

Saint Exupéry anunció su llegada en vuelo de prueba. Toda la población se volcó al “campo de aviación” donde debía aterrizar. Por supuesto pistas no existían. Yo no pude concurrir, con gran pesar, por estar de servicio en mi trabajo de mensajero telegráfico.

Pero llegó un telegrama para el aviador y fui a entregarlo al hotel donde se hospedaba. Allí estaba Saint Exupéry recién llegado, recostado sobre el mostrador del infaltable bar. Alto y delgado, todavía vestido con su imponente traje de cuero forrado en pieles para soportar el frío de las alturas. Con su casco en una mano y una brújula colgada del cinturón, atuendo típico de aquellos ases del aire.

Le entregué el despacho, me devolvió el recibo firmado y como no me retiré enseguida, tal vez pensó que esperaba “la propina”, me acarició la cabeza y me dio unas monedas. Balbuceé un tímido gracias y salí del hotel. Yo no esperaba la propina. Me había quedado embobado contemplando tan cerca de mí a un auténtico héroe de novela de Julio Verne.

Pasaron los años. No volví a verlo. Saint Exupéry se hizo famoso también por sus libros “El Principito” y “Vuelo Nocturno” inspirados en sus viajes patagónicos. Después, la tragedia de la guerra. Defendiendo su Patria se quebraron sus alas. Murió en su ley. Volando cerca de las estrellas... De mi retina no se ha borrado aquella silueta alta y delgada en imponente traje de cuero y piel, verdadero héroe de carne y hueso de nuestras fantasías infantiles.

El 9 de agosto de 1944, en plena Segunda Guerra Mundial, un despacho radial originado en Alemania decía escuetamente: Avión de reconocimiento derribado en llamas sobre el mar. A partir de ahí, nunca más se pudo establecer el final del vuelo que el día anterior había iniciado Antoine de Saint Exupéry. Por ello se tomó esa fecha como la de la muerte del famoso aviador y escritor. Su nombre está muy vinculado a la Patagonia, por ser él quien abrió nuestra ruta aérea, considerada en aquellos tiempos una de las más dificiles del mundo. Antiguos pobladores de Santa Cruz recuerdan aún su figura enfundada en su largo saco de cuero...”.

miércoles, 10 de marzo de 2010

GLOSARIO de Me voy a vivir al sur (T)

Thrauco: Personaje de la mitología chilota. Hombrecito de pequeña estatura,
que habita los bosques y seduce a las mujeres. También está considerado espíritu del
amor fecundo y padre de los hijos naturales.

Tronador: Monte rionegrino de 3554 m. s. n. m. ubicado a 90 kilómetros de S.
C. de Bariloche. Debe su nombre a los permanentes truenos por la caída de grandes
bloques de hielo.

Tacul (Villa): “Cubrir, techar”, también “laguna” o “río tapado”. Pequeña villa
situada en las proximidades de la Península de Llao Llao, sobre la costa del lago
Nahuel Huapi.

viernes, 5 de marzo de 2010

Chile y su tristeza




Queridos amigos y seguidores de este blog, el fuerte terremoto que azotó a Chile el sábado 27 de febrero y cuyos remezones continuan activó distintas campañas para la reconstrucción de las zonas más afectadas.

Aquí, en Bariloche me han informado que se está recibiendo ayuda para enviar a la Cruz Roja de Osorno en el Centro Chileno Gabriela Mistral, ubicado en la esquina de Sarmiento y Neuquèn, atiende de Lunes a Domingo de 10 a 21 horas. Telèfono: 430630

Para quienes puedan enviar ayuda desde otros lugares de nuestro país, se organizaron diversos centros de recepción de ayuda y donaciones para Chile:

-Aldeas Infantiles SOS
Para colaborar llamar al (011) 5352-2000 o vía mail a info@aldeasinfantiles.org.ar.

-Caritas Argentina
Habilitó la siguiente cuenta bancaria para recibir colaboraciones:
Cuenta corriente Banco Nación Nº 38632/92
Sucursal Plaza de Mayo 0085
CBU 01105995-20000038632921
A nombre de: Cáritas Argentina
CUIT 30-51731290-4
Para más información: (011) 4342-8650 / 7931 / 7936 interno 122

-Cruz Roja Argentina
Habilitó la siguiente cuenta bancaria para recibir colaboraciones
Banco de la Nación Argentina
Suc. Congreso
Av. Callao 101 C.A.B.A.
Cruz Roja Argentina Catástrofes
CTA CTE Nº 92.959/64
CBU Nº 01100129-20000092959646
CUIT: 30-54603392-5

Otras de forma de colaborar:
A través de cualquier sucursal de PAGO FÁCIL
A través de la web ( www.cruzroja.org.ar/new/donaciones/individuo.php)
Por tarjeta de crédito o débito, llamando al 0810-999-2222
Para más información: (011) 4952-7200.

-Habitat para la Humanidad Argentina
Se pueden realizar donaciones a través de www.hpha.org.ar o en la cuenta bancaria:
Banco Santander Río
Tipo de Cta: Cuenta Corriente Especial en $
N° de sucursal: 084
N° de cta. cte.: 6573/5
CBU: 0720084720000000657354
Para más información: (011) 4793-4384 o (011) 4792-2739.

-Red Solidaria
Recibe medicamentos (antifebriles, antinflamatorios y antibióticos), pañales, frazadas, ropa de abrigo, leche larga vida o en polvo, agua mineral.

Centros de recepción:
San Carlos de Bariloche:
Hospital Central, Calles Moreno y Goedecke y Radio Nacional, Avenida 12 de Octubre 2421.
Red Solidaria en Bariloche (02944) 44 2296 / redsolidariabariloche@gmail.com.

Mendoza: Canal 7, Manuel Saez 2421 / sismoenchile@canal7mendoza.com.ar
Red Solidaria Mendoza (0261) 155416045 / redsolidariamza@gmail.com.

Buenos Aires: Parroquia Santo Tomás Moro, Urquiza 1460 - Vicente López (de 10 a 18 hs) / (011) 4791 5184
Red Solidaria Buenos Aires (011) 4796 5828 / redsolidaria@fibertel.com.ar.


Se necesita:

Ropa de cama: frazadas, sacos de dormir, carpas, etc.

Utiles de aseos personal: jabòn, shampoo, pañales, toallas, cepillos de dientes, dentìfricos, etc.

Utiles de limpieza: lavandina, detergentes, fòsforos, etc.

Utiles de primeros auxilios: alcohol, gasa, curitas, etc.

Comida no perecedera: agua mineral, leche en polvo pasteurizada, latas, fideos, azùcar, aceite, sal, arroz, cafè, etc.

Ropa limpia para niños y adultos, de abrigo y de cualquier tipo.

Fuente: La Nación y Cancillería Argentina.