sábado, 30 de octubre de 2010

EL MEJOR DE LA ETAPA DEMOCRÁTICA por Roberto “Tito” Cossa*



Sin haber sido kirchnerista, uno siente que fue el mejor gobierno de la etapa democrática, el que más avanzó sobre las cosas más importantes, el que reivindicó el rol del Estado en el control y el ordenamiento de la economía. Dio reivindicaciones todavía incompletas pero importantes a trabajadores, jubilados, a los más postergados. Su política exterior fue muy buena y la de derechos humanos, impecable. Son muchas cosas como para no sentir que se nos haya ido. No fue el único en este proceso, pero sí fue quien lo puso en marcha. El tema es cómo continúa: no queda Isabelita sino Cristina, que demostró capacidad para seguir el proyecto y profundizarlo. Aun así, uno siente que Néstor era el armador de todo ese enjuague político. Alguien dijo por radio que se metió en el barro, en este año de elecciones. Ella perdió un copiloto imprescindible. Esa es la incertidumbre que se abre. Deja sus hechos: es un hombre que puso a la política de vuelta en el escenario. Y pudo sobreponerse a las presiones de las corporaciones, al poder mediático que se quería imponer, es decir, que no quería que hubiera política.

* Uno de los dramaturgos más importantes de la historia del teatro argentino. Entre sus obras más conocidas se encuentran La Nona, Yepeto, El viejo criado, Gris de ausencia, Los Compadritos, Nuestro Fin de Semana (1964) y Tute Cabrero. Fue uno de los promotores de Teatro Abierto.

Publicado en diario Página 12 , Jueves, 28 de octubre de 2010

lunes, 18 de octubre de 2010

Nueva edición de ME VOY A VIVIR AL SUR



Me alegra poder contarles que tengo en mis manos la nueva edición de “Me voy a vivir al sur” (el libro que dio origen a este blog) y que muchos de ustedes venían reclamando hace tiempo.
Esta edición viene con viñetas y dibujos de Ignacio Masllorens, que ilustró la portada y ya está en Bariloche, en las librerías Cultura, La Barca, en Video Zonic, en la Terminal y en el Aeropuerto .
En pocos días estará a la venta en otras librerías de Bariloche y Buenos Aires.
Cualquier información pueden comunicarse con Gárgola Ediciones: 4331 4204 o consultar en ventas@gargolaediciones.com.ar
Que lo disfruten.

sábado, 16 de octubre de 2010

33 CRUCES QUE NO FUERON por Hernán Rivera Letelier *

Primero fueron las carpas solitarias de los familiares. Llegaron a la mina con banderas, con santitos, con velas de duelo, con fotografías de los padres, de los esposos, de los hermanos, de los hijos enterrados allá abajo. Mientras comenzaba el rescate allí se quedaron, día y noche, rezando, llorando, blasfemando, exigiendo justicia, soportando el viento y el tierral inclemente, el calor durante el día y el frío atigrado de la noche. Y cuando todo hacía suponer que el drama terminaría como siempre, que allí, sobre la mina convertida en fosa común, iban a aflorar 33 cruces de animitas, iguales a las cientos que se alzan a lo largo del desierto chileno, sube desde las profundidades el mensaje que estremece a todos: los hombres están vivos.

Fue el comienzo de un espectáculo de espejismo. Como en un desfile de feria comenzó a llegar una muchedumbre que alborotó la tranquilidad del desierto: payasos de semáforos, predicadores evangélicos, actrices de telenovelas, millonarios excéntricos repartiendo millones como embelecos, modelos, humoristas, políticos, presentadores de televisión y miles de periodistas de los más lejanos países del mundo. Y de la noche a la mañana, en medio de un gran desorden y confusión de lenguas, apareció un pueblo de Babel que en su momento de apogeo tuvo una población de más de 3.000 personas.

La historia del desierto de Atacama está coronada de tragedias (como una larga muralla coronada de vidrios rotos). Huelgas interminables, marchas de hambre, accidentes fatales, mineros ametrallados y cañoneados a mansalva en masacres inconcebibles. Todo esto a causa de una larga data de injusticias laborales, sociales y morales en contra del minero, injusticias que, pese a los años y a ríos de promesas políticas, se han conservado inalterables, como agrias momias atacameñas. Se dice Desierto de Atacama y se entiende drama, explotación y muerte. Por eso ya era hora de que se viviera una epopeya con final feliz. Ya era hora de que la tierra, regada tanto tiempo por la sangre, el sudor y las lágrimas de los mineros, devolviera verdores desde su vientre, devolviera frutos de vida. Aquí sangre, sudor y lágrimas no es una frase vulgar. Yo, que viví 45 años en este desierto, que trabajé en las minas a rajo abierto -solo dos veces y por muy corto tiempo lo hice en minas subterráneas-, lo puedo decir fehacientemente: el desierto de Atacama está regado de sangre, sudor y lágrimas.

El rescate de los 33 mineros de Copiapó, además de un triunfo de la tecnología, se alza desde este desierto como una lección de vida para la humanidad entera. Una prueba de que cuando los hombres se unen a favor de la vida, cuando ofrecen conocimiento y esfuerzo al servicio de la vida, la vida responde con más vida. Aquí no se trabajó buscando oro o petróleo o diamantes. Lo que se buscaba era vida. Y brotó vida, 33 chorros inmensos. Y a los estallidos de aplausos y abrazos y risas mojadas de lágrimas de la muchedumbre en la mina, y del júbilo de campanas y sirenas de las ciudades del país, se sumó la alegría emocionada del mundo entero. Éramos todos seres humanos conmovidos hasta los tuétanos.

Porque a medida que cada uno de los mineros iba subiendo, saliendo, renaciendo desde las entrañas de la tierra, cada uno de nosotros lo sentía como emergiendo desde el fondo de su propio pecho. Fue la celebración total de la vida.

Ya lo he dicho: el desierto está poblado de cruces, testimonios mudos de muerte y desolación. Hagamos por lo tanto de este lugar un homenaje a la vida. No construyamos otro monolito, que son superfluos; no levantemos un monumento, que hay demasiados; no erijamos un santuario, que ya hay los suficientes. Echemos a volar la imaginación y creemos algo nuevo, algo que manifieste a toda la raza humana.

Yo propongo un Elogio de la vida.

Un mensaje para los 33: que les sea leve el alud de luces, cámaras y flashes que se les viene encima. Es cierto que sobrevivieron a esa larga temporada en el infierno, pero al fin y al cabo era un infierno conocido para ellos. Lo que se les viene ahora, compañeros, es un infierno completamente inexplorado por ustedes: el infierno del espectáculo, el alienante infierno de los sets de televisión. Una sola cosa les digo, paisitas, aférrense a su familia, no la suelten, no la pierdan de vista, no la malogren, aférrense como se aferraron a la cápsula que los sacó del hoyo.

Es la única manera de sobrevivir a ese aluvión mediático que se les viene encima. Se los dice un minero que algo sabe de esta vaina.

* Hernán Rivera Letelier, escritor chileno, premio Alfaguara de Novela 2010.

Publicado en Diario El País, Jueves, 14 de Octubre de 2010

jueves, 7 de octubre de 2010

RELATO DE UN MÉDICO ESPAÑOL QUE RESIDIÓ EN BARILOCHE *



Roberto José Sánchez es un joven médico generalista español que realizó una pasantía en febrero. Al regresar quedó ligado al paisaje, la gente, las constumbres, algún "medio amor" como él dice. Y su añoranza se tornó semblanza crítica y memoria. Urticante y conmovedora. El asombro de un médico extranjero ante ciertas cosas que nos pasan y que solemos pasar por alto. El entrañable modo de ser argentino y barilochense. La pobreza. Los miedos:

“Bariloche es una ciudad trampa, como tantas. El que vaya de turista conocerá las tres calles principales, adyacentes al bonito lago y los montes, con lujosas tiendas de ropa, con las firmas más caras de artículos para la montaña, con restaurantes, discotecas, chocolaterías, agencias de viajes, algún parque, la bonita plaza mayor, alguna iglesia. Todo preparado para satisfacer a los turistas de fuera del país y a las clases más altas de dentro, sobre todo en el invierno, cuando la ciudad se convierte en un importante centro de esquí (…) Es una ciudad trampa, como tantas. Como casi todas las ciudades grandes. Como tantos sitios en el mundo que parecen lo que no son. Una de las mayores mentiras del mundo es el turismo. Los turistas, en nuestro afán por satisfacer las ideas preconcebidas que tenemos sobre el lugar al que queremos ir, nos tragamos lo que sea y nos vamos creyendo que sabemos algo del lugar y, más gravemente, de la gente que vive en los lugares que hemos visitado. En Bariloche, como en tantos sitios, los turistas y los locales se dan la espalda. Como en tantos sitios, y sobre todo como en los países pobres, los lugares son diferentes para los turistas y los locales: los bares, los parques, los restaurantes, las tiendas, los supermercados, las calles, el aire, la soledad, la resaca... Me he pasado la vida en sitios en los que la gente se da la espalda, en mi Salamanca natal los viejos y los estudiantes, en Madrid los madrileños y los de fuera, los españoles y los de fuera... No darse la espalda no es sólo no agredirse, sino que es conocerse y convivir, mezclarse.

Una cosa es la imagen que tiene un turista que pasa tres días en un sitio y otra alcanzar a intuir los mecanismos íntimos en los que se articula la ciudad. Cuando yo llegué a Bariloche, mi deseo era ver cómo funcionaban los engranajes, esos hilos que unen a la gente y sus sentimientos y que son de finos como los hilos con los que nos manejan. ‘Lo esencial es invisible a los ojos’ … “

* Publicado en Bariloche 2000 6/ 10/ 10. Nota completa en: www.bariloche2000.com

sábado, 2 de octubre de 2010

Descubren en Bariloche el fósil de margarita más antiguo del mundo *




Rodolfo Corsolini, director del museo del Lago Gutiérrez, es el autor del hallazgo, publicado por la prestigiosa revista científica Science. Estaba en buen estado de conservación pese a que la flor casi no deja registros fósiles.
El fósil de la flor margarita más antiguo del mundo, que data de unos 47 millones de años, fue hallado cerca de ciudad rionegrina de Bariloche, se informó este viernes (24-09-10).
"Este ejemplar de la familia de las margaritas data de unos 47 millones de años, del período del eoceno (entre 58 y 37 millones de años atrás). También se hallaron restos de granos de polen. No hay registro de que supere su antigüedad hasta ahora en el mundo", dijo Rodolfo Corsolini, autor del descubrimiento y director del Museo del Lago Gutiérrez.
El hallazgo se hizo en 2008 y luego de las investigaciones de laboratorio que determinaron su origen y antigüedad, corroboradas por un equipo de científicos argentinos y suecos, fue publicado en la más reciente edición de la prestigiosa revista científica Science.
Corsolini, de 57 años, dijo que encontró el ejemplar en la zona del río Pichi Leufú, en los alrededores de Bariloche, mientras acompañaba a su hijo Julián en una misión de estudios de paleontología.
"Mientras caminábamos por la zona con mi hijo nos llamó la atención la hoja que estaba fosilizada en una laja (piedra) suelta. El ejemplar estaba en muy buenas condiciones", señaló el investigador en declaraciones telefónicas.
El descubrimiento probaría que la flor de la familia de las margaritas, cuyo nombre científico es Asteraceae, es originaria de la región de la hoy llamada Patagonia argentina (sur) y luego se diseminó por el mundo, según los indicios de los investigadores.
"El hallazgo es muy llamativo porque la flor es un material que casi no deja registros fósiles. Normalmente se desintegran. Pero además estaba en muy buen estado de conservación", añadió el profesor.
Sostuvo que el descubrimiento, además, es importante para determinar cómo era el medioambiente en la región en el período del eoceno.
La flor "estaba en una laja como si fuera una impronta, muy bien preservada. Los investigadores también pudieron extraer granos de polen", señaló Corsolini.
"Posiblemente, desde América del Sur, los primeros representantes de esta familia migraron primero hacia otros continentes y luego hacia el resto del mundo", dijo Viviana Barreda, del Museo de Ciencias Naturales Bernardino Rivadavia de Buenos Aires, donde se realizaron las investigaciones.
Barreda señaló que el polen hallado permitió determinar la pertenencia de la flor fósil a la familia de las asteráceas.
El ejemplar está depositado en el Museo que dirige Corsolini en una bella región ubicada en las faldas de la cordillera de Los Andes rodeada de bosques y lagos.

* Publicado en el diario Río Negro el 24/09/2010