jueves, 24 de marzo de 2011

La leyenda de Tenten - Vilu y Coicoi - Vilu



La leyenda cuenta que hace milenios, Chiloé era parte de un sólo cuerpo terrestre unido al continente. Pero que un día apareció el espíritu de las aguas, en forma de culebra: Coicoi – Vilu (Co = agua y vilu = culebra). Este ordenó el ascenso de las aguas ocasionando con ello la inundación de las tierras bajas, valles y cerros, sepultando con ello a sus habitantes.

Cuando las aguas cubrían gran parte del continente, se presentó el espíritu protector de la tierra: Tenten – Vilu (Ten = tierra y vilu = culebra) originando el inicio de una batalla.

Las culebras golpeaban sus colas con fuerza, sus alientos se transformaban en vientos poderosos. Mientras una elevaba el nivel de las aguas la otra elevaba el nivel de las tierras, tratando ambas de proteger todo lo existente en sus respectivos dominios.

Después de años de lucha, la culebra Tenten logró vencer a su enemiga sumergiéndola en las profundidades. Coicoi - Vilu se retorcía, pero antes de hundirse en el mar levantó con furia su cola golpeando la tierra y haciendo que ésta se quebrara conformando así los antiguos valles en golfos y los cerros y cordilleras en islas.

Aunque es inevitable comparar la semejanza de esta leyenda con el mito cristiano del diluvio universal, la tragedia de Japón le otorga una vigencia impresionante (porque también podría referirse a algún antiquísimo maremoto o tsunami) y advierte sobre la violencia impredecible de la naturaleza en cualquier parte del mundo; violencia que tal vez responde a la que ejercemos sobre ella.


El investigador y divulgador Bernardo Quintana Mansilla, nacido en Achao,pueblo de Chiloé, comenta en su libro “Chiloé Mitológico” que “…geológicamente hablando, el acontecimiento que cuenta este mito, se refiere a un cataclismo, y ello lo prueban, en cierto modo, las características actuales del territorio. Basta mirar el mapa , para apreciar a primera vista, como el valle central de Chile, al llegar al extremo de la provincia de Llanquihue, se pierde o mejor continúa su trayectoria en el mar (Llanquihue = lugar hundido o donde se hunde)…”.