viernes, 18 de noviembre de 2011

Brotar respirar latir

Cuando el año pasado anunciaron que este año iba a haber una floración descomunal de la caña colihue (se da una vez cada 70 años) y que eso iba a aumentar la población de ratones por la cantidad de alimento que encontrarían y el hanta virus y bla, bla, bla, decidimos hacer podar al mango el nogal que tenemos en el patio, para que no hubiera nueces en el suelo, o sea alimento que pudiera atraer a los ratoncillos.
Vinieron los de la poda, pero HORROR, nos descuidamos y se les fue la mano.
Y después erupcionó el volcán Puyehue en Chile, que nos sigue ahumando con las cenizas que que trae el viento sureste.
Llegó la primavera. En mi patio lleno de cenizas, el pasto brotó con un ardor y un verdor inusitado. La lila una maravilla:



Pero el nogal… nada. Ni una miserable hojita. Se secó pensamos. Qué tristeza.
Hace unos días empecé a mirarlo con atención. No podía creerlo. Fui a buscar unos primáticos. Arriba, en las ramas más altas, distinguí unos brotes minúsculos.
Hoy está así:




De paso les comento que desde la Intendencia de Parques Nacionales informaron que las actividades turísticas dentro del Parque Nacional Nahuel Huapi se desarrollan con normalidad, a pesar de la caída de ceniza en algunos sectores. Recuerdan que en la zona sur no cayó nada. Respecto a la proliferación de roedores señalan que no afectó a todo el parque y que el número ya volvió a los valores habituales.
Más info a través de la web www.nahuelhuapi.gov.ar, al mail informesnh@apn.gov.ar o al teléfono 02944-423111 interno 130.