martes, 22 de noviembre de 2011

Un verano particular



Mensaje del Área de Prevención- SPLIF Bariloche

Al finalizar el invierno y comenzar el aumento de las temperaturas, las instituciones abocadas a la prevención de incendios forestales comienzan a trabajar en la nueva temporada de incendios que se inició el pasado 1 de octubre.

Las brigadas de incendios forestales, lograron adaptar su estrategia operativa en función de una llegada rápida, para evitar que el foco de fuego se transforme en un gran incendio forestal. De esta manera el verano pasado resultaron muy efectivas las cámaras de monitoreo localizadas en el Cerro Carbón y Centro Atómico, sobre todo por que permitieron orientar a las brigadas en el terreno respecto a la localización de columnas de humo en un radio de 10 kilómetros.

Sin embargo, este año la situación es completamente distinta.

La ceniza en suspensión en determinados días, reduce la visibilidad hasta 500 metros, lo cual dificulta la detección de una columna, tanto para los torreros como para las cámaras de monitoreo. Además, como es de conocimiento, los vehículos y herramientas de corte y bombeo reducen su rendimiento debido a la acción abrasiva de las partículas en suspensión, y probablemente no dispongamos el apoyo de medios aéreos en la zona los que son tan útiles en el combate de incendios.

Las condiciones climáticas son preocupantes, debido a que los pronósticos estarían indicando precipitaciones por debajo de lo normal en los meses de verano, en conjunto con temperaturas algo más elevadas que las últimas temporadas. Sin duda, estas condiciones, estarían favoreciendo la propagación de fuegos.

Por si esto fuera poco, el evento de floración de la caña colihue ha dejado en la zona oeste de Bariloche y gran parte del Parque Nacional Nahuel Huapi, una importante cantidad de material muerto y seco que tarda en descomponerse en forma natural entre 10 y 15 años.

En este contexto, es de suma utilidad que la comunidad se sume y comprometa adoptando medidas preventivas rigurosas, tanto en su predio como en el uso de lugares de esparcimiento.

Lamentablemente y pese a toda la difusión y campañas de educación es frecuente observar muchas veces filtros de cigarrillos despedidos desde ventanas de automóviles, quema de residuos en forma clandestina o fogones realizados en cualquier lugar y sin las medidas de seguridad.

Los brigadistas estamos dispuestos y preparados para esta nueva temporada, pero bajo estas condiciones desfavorables necesitamos la colaboración de todos los vecinos.

Por eso recomendamos:

Prestar atención a las advertencias y recomendaciones institucionales.

Colaborar indicando y asesorando a los visitantes de nuestra región de los cuidados a tener.

Dar aviso rápidamente ante la presencia de columnas de humo.

Cualquiera de estos teléfonos son útiles y están a su disposición:

Defensa Civil 103
ICE - Parques Nacionales 105
Bomberos 100
Policía 101
Servicio de Prevención y Lucha Incendios Forestales 437417-428188