lunes, 25 de julio de 2011

Historias patagónicas




El francés que se autoproclamó Rey de la Patagonia en 1858
El Reino de la Araucanía y la Patagonia fue un intento de formar un reino en las tierras del sur ocupando la totalidad de la Patagonia argentina y un pequeño segmento del sur de Chile por el francés Orélie Antoine de Tounens y que obtuvo el apoyo de un grupo de indígenas.

Este reino reclamaba las tierras del Wallmapu ubicadas al sur del río Biobío hasta el Seno de Reloncaví, de acuerdo con las fronteras trazadas por el Parlamento de Quilín de 1641 entre la nación mapuche y España, abarcando parte de la actual región chilena del Biobío, toda la de La Araucanía y parte de la de Los Ríos, además de la parte oriental de la Patagonia, hoy parte de Argentina. Su capital fue ubicada en Perquenco. Nunca fue reconocido por estado alguno.

Orélie Antoine de Tounens llegó en 1858 al puerto de Coquimbo y después de pasar algún tiempo en Valparaíso y Santiago, se dirigió a la zona de la Araucanía desde el puerto de Valdivia. Allí contactó con el lonco Quilapán, al que entusiasmó con su idea de fundar un estado para el pueblo mapuche como forma de resistencia al ejército chileno, durante la época final de la Guerra de Arauco. Quilapán permitió el ingreso de Tounens a sus tierras, cuyo paso estaba prohibido para los huincas y el 17 de noviembre de 1860 fundó el Reino de la Araucanía y se proclamó rey bajo el título de Orélie Antoine I.

En los días siguientes, Tounens promulgó la constitución del reino y el 20 de noviembre del mismo año, declaró la anexión de la Patagonia, estableciendo como límites el río Biobío en Chile por el norte, el Océano Pacífico por el oeste, el Océano Atlántico por el este desde el río Negro en la actual Argentina hasta el estrecho de Magallanes, límite austral continental del Reino.

Tounens viajó a Valparaíso para dar a conocer su reino al gobierno de Chile bajo la presidencia de Manuel Montt, el cual no reconocia este nuevo estado. Después de regresar a la Araucanía, el gobierno chileno, ahora bajo el mando del nuevo presidente José Joaquín Pérez, ordenó el arresto y persecución de Tounens por perturbación del orden público de la Capitania Chilena.

Tounens fue detenido a orillas del río Malleco, en enero de 1862, siendo trasladado a Nacimiento y luego a Los Ángeles donde fue recluido en un manicomio. El cónsul francés logró sacarlo de allí y lo repatrió a Francia.

En Europa, Tounens promocionó su aventura y fue apoyado por algunos empresarios para financiar un segundo viaje, realizado a finales de 1869. Sin embargo, durante esos años, el gobierno chileno había realizado maniobras de coerción en el territorio para incorporarlo a la República por lo que Tounens no fue recibido con el apoyo anterior, debiendo huir a Buenos Aires. En 1874 trataría otra vez de llegar a Chile, pero sería deportado desde Argentina. Del cuarto y último viaje, terminaría regresando muy enfermo para morir en Tourtoirac en 1878.

Un pariente de Orélie, Gustave Achille La Viarde, se proclamó como sucesor y concedió títulos y territorios en la patagonia. También solicitó ayuda al presidente de los Estados Unidos, Grover Cleveland, para la liberación de lo que consideraba sus dominio, sin haberlos visto nunca.

Recién en 1989, Philippe Boiry, un descendiente en línea directa de Achille, visitó por primera vez aquel que hubiera podido ser su reino patagónico.
Desde entonces, se estableció un gobierno en el exilio en París no reconocido por ningún otro estado y que en la actualidad vende sellos postales, monedas y títulos de nobleza bajo la denominación del Reino de la Araucanía y la Patagonia.
Philippe Paul Alexandre Henry Boiry (bajo el título de "Príncipe Felipe") ha tenido contactos con algunos líderes mapuches.

Filmaciones alrededor de una idea:
En 1974 Juan Fresán (padre del escritor Rodrigo Fresán) no pudo terminar su proyecto de una película de tono surrealista en torno a la figura del inefable Orélie Antoine de Tounens (por falta de plata y porque se tuvo que exiliar).
Carlos Sorín, director de fotografía del proyecto, dirigió y estrenó en 1986 “La película del rey”, que narra las vicisitudes de aquella filmación frustrada.
En 2004, Juan Fresán quiso retomar su proyecto con el cineasta Lucas Turturro, pero murió al poco tiempo.
Finalmente Turturro dirigió en 2009 “Un rey para la Patagonia”, que contiene imágenes inéditas del filme inconcluso de Fresán.

sábado, 16 de julio de 2011

Por fin la nieve




Cuánto silencio
al dejar mis huellas
en la nieve de hoy

jueves, 14 de julio de 2011

Volcán y catedral



Nuestro amigo Rubén envió esta foto, mostrando cómo se ve la erupción del Puyehue desde la catedral de Bariloche. ¡Gracias Rubén!

martes, 12 de julio de 2011

Tristeza de Viaje Por Virginia Ciótola *



Estoy viajando, es de noche y el colectivo corre agujereando apenas el silencio del campo. Y soy triste. Sí, cuando viajo, soy triste, con una tristeza acorralada y sin explicación. Todo me parece insustancial y sin sentido. Lo único real para mí sucede en las casas, y solo veo algunas por un instante cuando el colectivo cruza un pueblo, esos pueblos anónimos divididos al medio por una ruta que los ignora. Yo miro las casas fugaces, con un deseo pueril de que alguna sea la mía y de estar allí, metida en una vida mía, escuchando desde mi cama, un colectivo que corre atravesando la noche irreal.
Pero estoy acá, con esta irreductible sensación de estar al borde del plato de lo verdadero; subida a una indecente intimidad obligatoria, junto a los otros pasajeros que despernados duermen, en su mayoría, salvo algún triste y desvelado congénere.
Con la mirada lacia incrustada en la ventanilla, me dejo recorrer por los minutos, las horas, los kilómetros.
Nos detenemos en una terminal, que es una estación de servicio vieja, con un bar igualmente viejo, de cuatro mesas.
- Paramos veinte minutos- dice el chofer.
Bajo para hacer una excursión diurética y ver si el aire de las tres de la mañana, me licua la tristeza de viaje.
Mientras tomo un café en una de las cuatro mesas, me entretengo mirando una casa que está al otro lado de la ruta: dos ventanas previsibles y la puerta al medio, el jardín pequeño y una tapia baja que la limita.
- Ya nos vamos- me dice el chofer, con una familiaridad de 1200 kilómetros.
Y a mí me vuelve el sabor de la tristeza, como en un eructo.
- Yo me quedo acá- me escucho diciendo.
- ¿Cómo? ¡Usted tiene pasaje a Rosario!
- Sí, pero acabo de decidir que me quedo acá. - contesto.
- Bueno, como usted disponga. Ahora le bajo el equipaje.
El bolso me pesa mucho y cruzo la ruta con pasos cortos y atravesados. Traspaso la tapia baja y blanqueada y veo el jardín deshilachado como lo imaginé. Busco la llave en la cartera que tengo colgando en el otro brazo y cuando la hago girar en la cerradura, la puerta cede serena. Tanteo el interruptor de la luz que seguramente está al lado de la puerta, observo que a pesar del jardín amorfo, el living y los sillones bordó son prolijos.
Dejo el bolso en un lugar que no moleste y voy directo al baño que diviso al final de un pasillo corto, me desvisto y me miro en el espejo. ¿Esa soy yo?
- Mamá traeme jugo- dice la voz de una criatura.
Vuelvo al living y desde allí descubro la cocina, busco un vaso y de la heladera llena de imanes y con algunos calcos, saco jugo de manzanas. Le sirvo poco, para que no se orine en la cama, y se lo llevo sin prender la luz. Ya esta sentado o sentada (no se si es nena o varón), toma ávidamente y se acuesta de nuevo.
- Dame un beso…- me pide cuando me estoy yendo.
Me vuelvo en silencio y la /lo beso, tiene el cabello suave y lacio.
Dejo el vaso en living y voy al que adivino es el otro dormitorio, tanteo la cama. Me acuesto, las sábanas están tibias. Afuera la noche se rasga con la luz de un colectivo que pasa en un instante, llevando seguramente a alguien desvelado, inundado en tristeza de viaje. Alguien que mira acongojado las casas del lugar…
Y es lo último que pienso, antes de dormirme.


* Virginia Ciotola, nació en la provincia de Tucumán y cursó estudios en la Facultad de Filosofía y Letras.
Ha participado en diversas antologías y obtenido varios premios y distinciones en el género cuento. Entre ellos el Primer Premio en el X Certamen Nacional de Narrativa Breve, organizado por Editorial De los Cuatro Vientos en 2005, por su libro de cuentos“Hasta que la muerte los separe” y el Primer Premio en el Concurso Internacional de Narrativa en Lengua Española, organizado por Jirones de Azul, Sevilla (España) en 2007.
Actualmente cursa la Licenciatura en Letras en la Universidad Nacional de Río Negro.

viernes, 8 de julio de 2011

Reconstruyendo Angostura



En Angostura un grupo de vecinos ha tomado la decisión de formar la ONG: “Reconstruyendo Angostura”*.
El objetivo es, entre otros puntos, colaborar en la limpieza del pueblo, ayudar a recuperar y restablecer las áreas afectadas y colaborar en la generación de fuentes de trabajo, además de contribuir en la recuperación del flujo de turismo.
Tendrá objetivos a corto, mediano y largo plazo. Los mismos se desarrollaran en un marco de colaboración con todas las entidades, tanto Públicas como Privadas.
Su propósito principal es desarrollar el bienestar socioeconómico de Villa La Angostura y contribuir a mitigar la crisis generada a partir del 4 de junio de 2011 por las cenizas del complejo volcánico Puyehue – Cordón Caulle.
No aceptará ninguna bandera política partidaria ni acción orientada a un beneficio político partidario o individual.

Invitan a quienes quieran sumarse a contactarse con:
Email: reconstruyendoangostura@gmail.com
Web: www.reconstruyendoangostura.org (en formación)


Por su parte un grupo de expertos de las Naciones Unidas comenzó ayer a trabajar en el terreno para evaluar el impacto que ha provocado la erupción del complejo volcánico Cordón Caulle en esta región.

Los geólogos Jean Friedrich Schneider, de Suiza, y Mauro Rossi, de Italia, los expertos en contaminación por erupciones Emiel Rorije, de Holanda, y Eva Leoz, de Francia, junto a los profesionales coordinadores del estudio Florencia Debling y Laurent de Pierrefeu, se reunieron ayer por la mañana con integrantes del Comité de Operaciones de Emergencia (COE).

El secretario municipal de Seguridad y Defensa Civil, David Tressens, dijo que se les explicó todo el trabajo realizado a nivel local desde el 4 de junio pasado hasta la fecha. Dijo que se sumaron al grupo el experto local Fabián Fasce y un geólogo del Segemar.

Tressens indicó que el grupo de expertos de la ONU estará hasta mañana en la villa, luego trabajarán un día en Bariloche y tres días en Ingeniero Jacobacci.

Fumarola
A todo esto, anoche desde el COE informaron que la fumarola del Cordón Caulle se mantiene en 2.000 metros de altura y para mañana se espera precipitación de ceniza fina. Ayer cayeron cenizas finas en algunos momentos del día. Indicaron que continúa el alerta roja por erupción menor.

Las tareas de remediación y limpieza de los millones de metros cúbicos de arena que hay en la Villa, avanza a paso lento. Las donaciones y la asistencia se mantienen.

No se abrirá el paso Cardenal Samoré
Así se acordó en una reunión realizada esta tarde en las dependencias del mismo paso fronterizo. En 15 días se volverá a analizar si se permite el paso de vehículos particulares. El cruce de camiones estaría cerrado por 6 meses más, teniendo que utilizarse Pino Hachado como alternativa.

* Publicado en La Angostura Digital, Viernes, 08 de Julio de 2011

domingo, 3 de julio de 2011

Manejemos despacio * (por favor)



Adhiero totalmente al pedido de Mariana Torrontegui, lectora interactiva del Diario Digital Bariloche 2000. Mariana les pide a los desaprensivos conductores de nuestra ciudad, que manejen más despacio, para evitar que la ceniza vuele y perjudique a las personas que andan por la calle:

"En la parte alta de la ciudad donde cae más nieve, hay manchones de hielo que hacen peligrosa la circulación. Pero en la zona más cercana al lago, desde anoche el asfalto está seco, lo que significa que la ceniza también lo está, por lo que al circular con vehículos, queda suspendido en el aire un polvo que vuela con el viento helado que tenemos hoy perjudicando muchísimo a los peatones.

Hace unos días habló un vecino al noticiero local, proponiendo que bajemos la velocidad porque contó que debido a que él circulaba a una velocidad superior a la permitida, y al levantar ceniza, vio a una madre con su hijo en brazos, cubrirse la cara después de haber pasado él con su auto. Eso lo hizo reflexionar, por lo que empezó a difundir el slogan MANEJEMOS DESPACIO.

Lamentablemente muy pocos lo hemos puesto en práctica. A los conductores les cuesta respetar las máximas de 20, 40 y 60 km/h, menos van a entender éste pedido, que solo se refiere a conciencia y solidaridad. Y me refiero a pensar un poco en el otro. Así como salimos a la calle con palas y escobas, también podemos implementar ésto de bajar la velocidad. Algunos autos exhiben una fotocopia con dicho mensaje, pero solo vi dos hasta ahora. Tenemos que ampliar los medios de difusión.

Hice una prueba: circulé a 40 km/h y aún así levantaba polvo. Pero es notable la diferencia cuando me pasa otro vehículo, porque cuando eso sucede, quedo envuelta en una nube de ceniza. Y los más perjudicados son quienes van caminando por la vereda, ya que la nube se expande para todos lados. La ceniza entra en los ojos y es muy molesto, pero también daña el sistema respiratorio. Las personas alérgicas lo deben padecer más.

Como no quiero que mi mensaje quede solamente en un post, estaré buscando la manera de difundirlo. Es un bien para todos. Porque los peatones son peatones. Pero los conductores son además peatones. El conductor que se baja de su auto y camina unas cuadras ¿no sufre el polvo que levantan los vehículos?".

* Publicado en Diario Digital Bariloche 2000, 03 de Julio de 2011