miércoles, 30 de noviembre de 2011

SENDEREAR – Jorge Leónidas Escudero *



En los cerros i visto sendas de andar

animales sueltos subir o bajar

por rodados difíciles y en las pizarras

escribir con letras de pezuñas, cascos,

patas de guanaco ir

por agua

o pasto en busca de vida.



Ariscos.

Dejar señas desde o a dónde,

rastros efímeros

en los despeñaderos

campo de aludes.



Eso vi allá

y en eso ando, camino este es

mi senderear con palabras ir

por pasto de luz y agua escondida

en los nacederos de la evidencia.



Y aunque también aquí las avalanchas

borrarán todo, éstos mis rastros dejo, voy

suelto

semejante a en el cerro aquellos animales

que andan en lo que son hasta morirse.


* Jorge Leonidas Escudero nació en San Juan en 1920. Abandonó sus estudios de agronomía y se dedicó a la minería. Durante años buscó oro y metales preciosos en las montañas de su provincia. Comenzó a publicar a los cincuenta años. Editó sus poemas en diarios y revistas del país y del exterior. Obtuvo primeros premios en varios concursos e importantes distinciones de entidades culturales de la región de Cuyo.
Editó los siguientes libros de poesía: La raíz en la roca, Le dije y me dijo, Piedra sensible, Los grandes jugadores, Basamento cristalino, Umbral de salida, Elucidario, Jugado, Cantos del acechante, Viaje a ir, Caballazo a la sombra, Aguaiten, Senderear. Le dije y me dijo (antología editada en México en 2006 por Ediciones Azafrán y Cinabrio). En Ediciones en Danza publicó los siguientes títulos: A otro hablar (2001), Verlas venir (2002), Andanzas mineras (2004), Endeveras (2004), Divisadero (2005), Tras la llave (2006), Caza nocturna (2007) y Dicho en mí (2008).

domingo, 27 de noviembre de 2011

Las cenizas del Puyehue



En forma persistente cayó ceniza ayer. La ciudad amaneció con sol, pero poco a poco la nube de ceniza fue avanzando y se instaló pasado el mediodía. De este modo se pudo advertir la caida de una fina capa de ceniza en forma persistente, al tiempo que disminuyó notablemente la visibilidad.

A las 18.30 cerró el paso internacional Cardenal Samoré debido a la escasa visibilidad. Las rutas están transitables con precaución y la ruta 40 norte, en el tramo Collón Cura Confluencia, con extrema precaución.

Defensa Civil adelantó que en diciembre la temperatura será superior a la normal y, afortunadamente, también las lluvias.

El paso internacional Cardenal Samoré fue cerrado a las 18.30, debido a la escasa visibilidad. Las rutas están transitables con precaución y la ruta 40 norte, en el tramo Collon Cura Confluencia con extrema precaución.

Se espera que la pluma se dirija hoy hacia el este-sureste, afectando la Línea Sur y la zona este de Bariloche.

Por tal motivo se solicita extrema precaución en el tramo Bariloche - Collón Cura en la Ruta Nacional 40 Norte, por sectores con visibilidad muy reducida.

Desde Defensa Civil Bariloche, Claudio Knaup, informó que el pronóstico extendido para el mes de diciembre se caracterízará por temperatura y lluvias por arriba de lo habitual:

Defensa civil recuerda la importancia de la utilización de protección respiratoria ante la presencia visible de cenizas en el aire de nuestra ciudad. Se destaca que la protección respiratoria ayuda a prevenir las molestias que se manifiestan producto de la exposición a las cenizas, tales como sequedad de nariz y paladar, irritación y picazón de la vía aérea superior.

Asimismo su uso se recomienda a las personas con antecedentes de enfermedades respiratorias, tales como bronquitis o asma, entre otras. Se recomienda el uso de mascarillas "N95" (disponibles en farmacias y en casas de indumentaria de seguridad), con o sin válvula, las cuales según los profesionales de la salud son las más eficientes para atrapar las partículas de tamaño muy pequeño.

Las personas con problemas de visión, con conjuntivitis o aquellos que usan lentes de contacto podrían requerir un mayor uso de hidratantes oculares. Los días de mucho viento se recomienda el uso de antiparras cerradas con elástico.

Información proporcionada por Diario digital Bariloche 2000

viernes, 25 de noviembre de 2011

Presentan pedido para proteger los glaciares *



Un grupo de representantes de las Asambleas Ciudadanas, Organizaciones Sociales y Ambientales de la República Argentina hicieron hoy una presentación formal en la Legislatura rionegrina para solicitar el urgente tratamiento en la sesión del miércoles próximo del proyecto de ley de Protección de Glaciares.

La iniciativa impulsada por Magdalena Odarda fue aprobada en primera vuelta y su tratamiento en segunda se postergó en la última sesión.

La solicitud, presentada por el ambientalista Elvio Mendioroz junto a un grupo de activistas, incluye un pedido para que se les permita a estas organizaciones participar en la próxima reunión de la comisión de Labor Parlamentaria.

Elvio Mendioroz justificó la urgencia del pedido: “son los tiempos que a nosotros nos comentaron que trabajan en el ámbito de la Legislatura, además estas cosas no se tienen que dilatar”.

“Da mucho trabajo tener que sostener lo obvio, no es sensato ni razonable envenar agua para extraer ningún tipo de recurso mineral, estamos en una situación de vida donde el proceso de degradación ambiental es más acelerado que el tiempo que precisa la naturaleza para recuperarse. Ésta es una ecuación que supera los límites políticos partidarios. La cuestión de la preservación de la naturaleza es una cuestión de Estado, supera al tema de los ecologistas”, expresó.

El ambientalista no puede creer que “haya algún partido político que no entienda que es absoluta prioridad preservar la naturaleza de nuestros recursos, porque dependemos de ellos. No se puede producir a partir de la destrucción de lo que tenemos".

De no tratarse el proyecto en segunda instancia, el ambientalista advirtió que será una responsabilidad que tendrán que asumir los propios parlamentarios. “Nosotros hicimos hasta donde pudimos. No vamos a depender del 'no' de nadie, pero va a ser una responsabilidad de cada uno de los legisladores si no tratan este tema, de igual modo, si no sostienen la ley del cianuro”, concluyó.

* Publicado en Diario digital Bariloche 2000, 25/ 11/ 11

martes, 22 de noviembre de 2011

Un verano particular



Mensaje del Área de Prevención- SPLIF Bariloche

Al finalizar el invierno y comenzar el aumento de las temperaturas, las instituciones abocadas a la prevención de incendios forestales comienzan a trabajar en la nueva temporada de incendios que se inició el pasado 1 de octubre.

Las brigadas de incendios forestales, lograron adaptar su estrategia operativa en función de una llegada rápida, para evitar que el foco de fuego se transforme en un gran incendio forestal. De esta manera el verano pasado resultaron muy efectivas las cámaras de monitoreo localizadas en el Cerro Carbón y Centro Atómico, sobre todo por que permitieron orientar a las brigadas en el terreno respecto a la localización de columnas de humo en un radio de 10 kilómetros.

Sin embargo, este año la situación es completamente distinta.

La ceniza en suspensión en determinados días, reduce la visibilidad hasta 500 metros, lo cual dificulta la detección de una columna, tanto para los torreros como para las cámaras de monitoreo. Además, como es de conocimiento, los vehículos y herramientas de corte y bombeo reducen su rendimiento debido a la acción abrasiva de las partículas en suspensión, y probablemente no dispongamos el apoyo de medios aéreos en la zona los que son tan útiles en el combate de incendios.

Las condiciones climáticas son preocupantes, debido a que los pronósticos estarían indicando precipitaciones por debajo de lo normal en los meses de verano, en conjunto con temperaturas algo más elevadas que las últimas temporadas. Sin duda, estas condiciones, estarían favoreciendo la propagación de fuegos.

Por si esto fuera poco, el evento de floración de la caña colihue ha dejado en la zona oeste de Bariloche y gran parte del Parque Nacional Nahuel Huapi, una importante cantidad de material muerto y seco que tarda en descomponerse en forma natural entre 10 y 15 años.

En este contexto, es de suma utilidad que la comunidad se sume y comprometa adoptando medidas preventivas rigurosas, tanto en su predio como en el uso de lugares de esparcimiento.

Lamentablemente y pese a toda la difusión y campañas de educación es frecuente observar muchas veces filtros de cigarrillos despedidos desde ventanas de automóviles, quema de residuos en forma clandestina o fogones realizados en cualquier lugar y sin las medidas de seguridad.

Los brigadistas estamos dispuestos y preparados para esta nueva temporada, pero bajo estas condiciones desfavorables necesitamos la colaboración de todos los vecinos.

Por eso recomendamos:

Prestar atención a las advertencias y recomendaciones institucionales.

Colaborar indicando y asesorando a los visitantes de nuestra región de los cuidados a tener.

Dar aviso rápidamente ante la presencia de columnas de humo.

Cualquiera de estos teléfonos son útiles y están a su disposición:

Defensa Civil 103
ICE - Parques Nacionales 105
Bomberos 100
Policía 101
Servicio de Prevención y Lucha Incendios Forestales 437417-428188

viernes, 18 de noviembre de 2011

Brotar respirar latir

Cuando el año pasado anunciaron que este año iba a haber una floración descomunal de la caña colihue (se da una vez cada 70 años) y que eso iba a aumentar la población de ratones por la cantidad de alimento que encontrarían y el hanta virus y bla, bla, bla, decidimos hacer podar al mango el nogal que tenemos en el patio, para que no hubiera nueces en el suelo, o sea alimento que pudiera atraer a los ratoncillos.
Vinieron los de la poda, pero HORROR, nos descuidamos y se les fue la mano.
Y después erupcionó el volcán Puyehue en Chile, que nos sigue ahumando con las cenizas que que trae el viento sureste.
Llegó la primavera. En mi patio lleno de cenizas, el pasto brotó con un ardor y un verdor inusitado. La lila una maravilla:



Pero el nogal… nada. Ni una miserable hojita. Se secó pensamos. Qué tristeza.
Hace unos días empecé a mirarlo con atención. No podía creerlo. Fui a buscar unos primáticos. Arriba, en las ramas más altas, distinguí unos brotes minúsculos.
Hoy está así:




De paso les comento que desde la Intendencia de Parques Nacionales informaron que las actividades turísticas dentro del Parque Nacional Nahuel Huapi se desarrollan con normalidad, a pesar de la caída de ceniza en algunos sectores. Recuerdan que en la zona sur no cayó nada. Respecto a la proliferación de roedores señalan que no afectó a todo el parque y que el número ya volvió a los valores habituales.
Más info a través de la web www.nahuelhuapi.gov.ar, al mail informesnh@apn.gov.ar o al teléfono 02944-423111 interno 130.

domingo, 13 de noviembre de 2011

EL VIAJERO por Juan José Saer *



Rompió el reloj el vidrio que protegía el gran cuadrante en el que los números romanos terminaban en unas filigranas prolijas delicadas lo diseminó sobre el montón de ceniza húmeda que dos noches atrás había sido la hoguera temblorosa que él mismo había encendido

Estuvo acuclillado un momento entregado al trabajo pueril de espolvorear de vidrio la masa grisácea y pegoteada de la ceniza después se paró y miró a su alrededor

La llovizna seguía impalpable lenta adensándose pareciéndose más y más a la niebla a medida que se alejaba hacia el gran horizonte circular

Su cara permaneció más dura y más tranquila que si la hubiese alzado para mirar la hora en el Big Ben

Estaba tan acostumbrado a esa llanura que parecía retroceder a medida que él avanzaba que sentía por momentos la ilusión de no progresar se había familiarizado tanto con ella y al mismo tiempo se concebía a sí mismo como un hombre tan resignado y gentil que el hecho de vagabundear por ella desde hacía cinco días su caballo había tropezado en un agujero se había quebrado la pata delantera el hecho de dar vueltas en redondo sin poder encontrar un punto de referencia un rancho un árbol ni la posibilidad de guiarse por las estrellas porque apenas si había dejado de lloviznar unas horas en cinco días y en todo caso en ningún momento el cielo se había despejado el hecho de estar perdido en la llanura sin nada con qué alimentarse sin hablar otra cosa que inglés sin haber visto nada viviente como no hubiesen sido unos pájaros negros rígidos altos en el cielo
que emigraban no parecían producir en él ningún sentimiento la comprobación serena la desesperación fría la perplejidad

Un momento antes de romper el reloj la perplejidad creció un poco
descubrir que después de caminar dos días parándose únicamente de tanto en tanto para jadear más cómodo se llegaba otra vez al punto en que la tregua de la llovizna había permitido encender una hoguera débil con la esperanza de que alguien divisase su resplandor la perplejidad creció un poco instalándose en su cara bajo la forma de una semisonrisa

Nadie había divisado nada ni la hoguera que había encendido ni las otras hogueras la cara rojiza las ojeras azuladas los cabellos color zanahoria rodeando la gran frente y la coronilla calva el agua implacable las hace relucir

Está otra vez en el punto de la hoguera sacó el reloj de su bolsillo lo rompió diseminó los pedacitos de vidrio sobre la ceniza acuclillado

Se paró y miró el horizonte el pajonal no sabía que se llamaba así se extendía hasta el horizonte gris parejo monótono

Le llegaba a la altura de las caderas

A veces entre las matas había claros estrechos estrictos
un hombre podía tenderse y desaparecer había que estar ahí para saber que existían

Cuando avanzaba las hojas filosas se abrían chasqueando se cerraban por detrás se paraba se daba vuelta ni rastro de su paso
estaba dado vuelta no notaba ninguna diferencia ninguna
su lengua su recuerdo decían me he dado vuelta me he dado vuelta no estuve todo el tiempo mirando en esta dirección

No se percibe la más mínima diferencia

Es exactamente igual la lluvia más transparente o más densa ya está más lejos o más cerca del horizonte el cielo gris bajo el pajonal no sabía que se llamaba así hasta el horizonte gris parejo monótono

Razonable y gentil acepto me he dado vuelta estoy en otra dirección ahora giro otra vez estoy de nuevo en la antigua yo creo persevero Jeremy Blackwood en nombre de la Compañía establece los puntos cardinales encontrará el saladero

Miró el montón de ceniza el reloj roto diseminado siguió caminando

Anduvo un tiempo incalculable negrura más pareja todavía que el pajonal más densa que la llovizna chasquido de las hojas flexibles se hundía hasta las caderas sonaba y resonaba en la mente en el recuerdo durante horas incluso y más si se paraba un momento no dejó grieta el silencio no se pudo colar
Un chasquido seco terminando en una especie de deslizamiento al volver hacia atrás las hojas desplegaban ese sonido y lo hacían cimbreante y resonante

Amaneció

Todo sigue ahí idéntico férreo implacable la llovizna el cielo el horizonte el pajonal

Sé que avancé la Compañía desde Londres sabe que caminé que avancé veo en el alba un punto idéntico a los otros un punto idéntico no el mismo estoy seguro es mi propia palabra contra los pajonales el cielo el horizonte la llovizna

Jadea

Está todo mojado el sacón de cuero retorcido pegoteado al cuerpo el agua chorrea por la cara los cabellos rojos color zanahoria oscurecidos llameantes

Caminó todo el día voy a parar cuando el agua pare parándose únicamente para jadear llegó la noche y la llovizna

Paró

Se dejó caer hacia adelante sobre los pajonales que se abrieron y se cerraron como un látigo

Quedó dormido inmóvil

Al alba únicamente el sueño se desplegó un abanico fosforescente vio Londres flotando iluminada como una catedral transparente Londres ladrillos rojos el ruido de los coches de los caballos resonando sobre el empedrado gritos de comadres de ventana a ventana mercados pirámides truncas de tomates pescados blandos blancos abiertos como en los mostradores de las pescaderías reses rojas mujeres cangrejos todavía vivos arrastrándose impúdicas descuartizadas prostitutas mostrando sus senos manchados de pecas chicos corriendo entre los vendedores ambulantes la música de las tabernas y de los mendigos ciegos elevándose por encima de la muchedumbre

Se despertó inmóvil la cara aplastada contra los pajonales se movió un poco los oídos todavía cerrados la sonrisa deshecha por la posición y por el estremecimiento

Llegaré al saladero porque la Compañía me eligió digno honrado predestinado Jeremy Blackwood pelirrojo y gentil con la razón y la memoria de su parte para vencer la tentación de lo idéntico de lo inmóvil

Bendita sea Londres

Bendita sea la muchedumbre que camina por sus veredas benévolas

Bendita sea la luz que sale por las ventanas de sus casas

Benditos sean el ruido y el color de las ciudades

Jeremy se sentó despacio se quedó un momento con los ojos abiertos orgullosos

Baja la cabeza y ve otra vez el montón de ceniza negruzco los fragmentos de vidrio diseminados el reloj roto abierto el gran cuadrante circular en que los números romanos terminan en unas filigranas prolijas delicadas

Gloria

A los viajeros ingleses y sobre todo

Gloria

A Jeremías Blackwood que no dejó ni rastro de su viaje




* Juan José Saer nació en Serodino (Provincia de Santa Fe) el 28 de junio de 1937 y falleció el 11 de junio de 2005. Fue profesor de la Universidad Nacional del Litoral, donde enseñó Historia del Cine y Crítica y Estética Cinematográfica. En 1968 se radicó en París. Su vasta obra narrativa, considerada una de las máximas expresiones de la literatura argentina contemporánea, abarca cuatro libros de cuentos –En la zona (1960), Palo y hueso (1965), Unidad de lugar (1967), La mayor (1976)– y diez novelas: Responso (1964), La vuelta completa (1966), Cicatrices (1969), El limonero real (1974), Nadie nada nunca (1980), El entenado (1983), Glosa (1985), La ocasión (1986, Premio Nadal), Lo imborrable (1992) y La pesquisa (1994). En 1983 publicó Narraciones, antología en dos volúmenes de sus relatos. En 1986 apareció Juan José Saer por Juan José Saer, selección de textos del autor, y en 1988, Para una literatura sin atributos, conjunto de artículos y conferencias. En 1991 publicó el ensayo El río sin orillas, y en 1997, El concepto de ficción. Su producción poética está reunida en El arte de narrar (1977), título que expresa el intento de Saer por "combinar poesía y narración". Ha sido traducido al francés, inglés, alemán, italiano y portugués.

viernes, 11 de noviembre de 2011

Floración de la Caña Colihue

Se percibe poca presencia de roedores en Bariloche *




Desde la Mesa Interinstitucional de Trabajo por la Floración de la Caña Colihue se informó que el "peor panorama" que se esperaba con el aumento de la población de roedores "no ocurrió". Hubieron denuncias "aisladas" pero hasta el momento no generan alarma.

El peor panorma de crecimiento de roedores que se esperaba para esta época no ocurrió hasta el momento y desde la Mesa Interinstitucional de Trabajo por la Floración de la Caña Colihue recomiendan mantener los niveles de información y prevención sobre el tema.

Así lo expresó Larisa Beletzky del Parque Nacional Nahuel Huapi (PNNH) quien indicó que hasta el momento "han habido denuncias muy aisladas de presencia de roedores en senderos de Villa Los Coihues y en el bosque Llao Llao".

Según señaló a El Vespertino de Radio Seis en la zona de Bariloche hubo casos "muy puntuales y con muy baja cantidad" de roedores aunque aclaró que "esperamos que el pico máximo ya haya pasado pero como es un fenómeno que desconocemos no sabemos cómo puede evolucionar en adelante por lo que tenemos que seguir con los mecanismos de prevención".

Beletzky desestimó el informe emitido por un canal de aire nacional al que vinculó a una búsqueda de espectacularizar la información y señaló que la situación que se reflejó "ni siquiera está ocurriendo en la zona de El Manso".

"En todo el parque, en El Manso, en Puerto Blest y en el Tronador bajó notablemente la presencia de roedores, no se ven" indicó y subrayó que se continúan haciendo los controles intensivos como desde el primer momento y "dentro del parque no se vio nada".
Al mismo tiempo señaló que hubo algunas denuncias en la zona de Villa Los Coihues, Playa Muñoz y el Bosque Llao Llao de hace un mes aunque definió que fueron "a cuenta gotas".

"En todos los casos la gente avisó después de que ocurrió. Se vio el desplazamiento, capturaron varios roedores, los enterraron y luego dieron aviso. Eso habla de que los pobladores saben qué hacer", expresó.

Graficó además que en Pampa de Huenuleo donde el gobierno municipal realizó una zanja "preventiva" cayeron 5 ratones en total. Por otra parte, destacó que esta información se corresponde con la ausencia de casos de Hanta Virus en la población.

Finalmente, informó que todos los campings están habilitados y "no hay presencia de roedores" en los alrededores por lo que el PNNH y Bariloche son un destino turístico apto y saludable.

"El fenómeno no se dio con la masividad que se esperaba hasta ahora y Bariloche y el Parque son destino seguro para venir a vacacionar", concluyó.

Para realizar consultas o denuncias: 103 Defensa Civil - 02944 426118 Salud Ambiental - 02944 423111 int 130 PNNH


La Mesa Interinstitucional de Trabajo por la Floración de la Caña Colihue se reunió con autoridades electas

La Mesa Interinstitucional de Trabajo por la Floración de la Caña Colihue se reunió este miércoles con los concejales electos de los diferentes partidos a quienes se informó acerca del trabajo realizado y la importancia de su continuidad en forma sinérgica y con representantes municipales.

Se destacó que la problemática a tratar en lo inmediato es la campaña de “Prevención de Incendios Forestales” y en este sentido se detalló las necesidades primordiales a tener en cuenta.

* Publicado en www.bariloche2000 10 de Noviembre de 2011

sábado, 5 de noviembre de 2011

Hallaron en Río Negro un mamífero parecido a la ardilla de "La Era del Hielo" *



Descubren en Río Negro una especie de ardilla que convivió con los dinosaurios hace 95 millones de años.

Un pequeño mamífero fósil de agudos colmillos parecido a una ardilla, que vivió hace 95 millones de años entre los dinosaurios en territorio rionegrino, fue presentado hoy en Buenos Aires por el paleontólogo Sebastián Apesteguía, cuyo hallazgo escaló la publicación en la revista especializada Nature.

De extraordinario parecido a la ardilla prehistórica que perseguía la avellana en la película "La era del hielo", el "Cronopios dentiacutus" -en homenaje al escritor Julio Cortázar y por la agudeza de su mandíbula- era un animal hocicudo que se alimentaba preferentemente de insectos, aunque también de carroña.

"Encontrar un mamífero en época de dinosaurios es muy difícil, y es muy revelador porque llena un bache de millones de años en los que no teníamos datos de mamíferos", afirmó Apesteguía durante una conferencia de prensa en la Universidad Maimónides.

Para toda Sudamérica se conocía hasta ahora el cráneo de una sola especie de mamífero mesozoico, el Vincelestes neuquenianus, del Cretácico Inferior -130 millones de años-, en Neuquén.

Apesteguía describió al animal como predominantemente "insectívoro, de dientes y hocico extremadamente largos, muelas con única raíz y mandíbula finita, de un parecido indiscutible con la ardilla de 'La Era del Hielo', aunque ese fenómeno ocurrió hace entre 10 mil y 20 mil años, y ya no había dinosaurios".

Dos cráneos y varios restos de mandíbulas del pequeño mamífero fósil, de unos 20 centímetros de largo desde el hocico a la larga cola cubierta de pelos, fueron encontrados en La Buitrera, una localidad fosilífera en el noroeste rionegrino cercana a El Chocón, en la que afloran rocas de unos 95 millones de años conocidas como Formación Candeleros.

Los antecedentes de búsqueda de fósiles en la región se remontan a 1922, y la historia del actual hallazgo comenzó con expediciones desde 1999.

En la Formación Candelero, de un gigantesco cañón tallado por agua en el que anidan los buitres, fue encontrado el mayor ejemplar mundial de dinosaurio carnívoro, el bípedo Giganotosaurus carolinii, además de cocodrilos terrestres, serpientes con patas y el esqueleto completo del Buitreraptor gonzalezorus.

"La Buitrera era una zona de ambiente parecido al de Chaco, con desbordes estacionales de ríos, que ahogan a los animales pequeños", contó Apesteguía.

La época corresponde "al último Cretácico, entre 144 millones de años y 65 millones, que es cuando mueren dinosaurios como el Giganotosaurio -fósil hallado a escasos 10 kilómetros del Cronopio- y tiene 95 millones la especie“, que existen en general durante un período de 5 millones, informó.

El naturalista especializado en paleontología planteó que “la extinción masiva de fines del Cretácico abarca a multitud de especies y se cree que fue provocada por uno o varios asteroides que impactaron en la península de Yucatán, fenómenos del que hay marcas como restos de tsunamis y esferas de rocas fundidas esparcidas por todo el mundo, que lleva a pensar que algo pasó".

Apesteguía lideró un equipo de exploración de la Fundación de Historia Natural Félix de Azara -con científicos del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas, CONICET, y la Universidad Maimónides-, y paleontólogos de la Universidad de Louisville, Kentucky, y el Field Museum de Chicago.

El fósil fue estudiado entre Apesteguía, Guillermo Rougier, paleontólogo argentino residente en Louisville, y Leandro Gaetano, becario doctoral de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales.

Los materiales del Cronopio, así como todos los fabulosos fósiles hallados en La Buitrera, están en el rionegrino Museo Provincial Carlos Ameghino, en Cipoletti.

El Cronopio marca un hito en el estudio de los mamíferos mesozoicos de América del Sur y en el análisis de cráneo completo de los "driolestoideos" , grupo de mamíferos que se alimentaban algunos de insectos y otros, de frutos.

* Publicado por La Gaceta (Tucuman) 4 de Noviembre de 2011