viernes, 22 de marzo de 2013

DE PARTE DE LAS COSAS – Francis Ponge *




El ciclo de las estaciones

Cansados de haberse contraído todo el invierno, los árboles de golpe se jactan de estar engañados. No pueden contenerse más: sueltan sus palabras, una oleada, un vómito verde. Tratan de llegar a una foliación completa de palabras. ¡Qué importa! ¡Eso se ordenará como pueda! Pero, en realidad, ¡se ordena! Ninguna libertad en la foliación… Lanzan, al menos lo creen ellos así, ésta o cualquier otra palabra, lanzan tallos donde suspender más palabras todavía: los troncos nuestros, piensan ellos, están allí para asumirlo todo. Se esfuerzan por esconderse, por confundirse  unos  en  otros. Creen poder decirlo todo, recubrir enteramente el mundo con palabras variadas:  y  tan sólo dicen “los árboles”. Incapaces hasta de retener a los pájaros que de ellos vuelven a partir, ellos que se alegraban de haber producido tan extrañas  flores. ¡Siempre la misma hoja, siempre el mismo modo de desplegarse, y el mismo límite, siempre hojas simétricas a sí mismas, simétricamente suspendidas! ¡Intenta una hoja más! - ¡La misma! ¡Otra más! ¡La misma! Nada, en suma, podría detenerlos, sino, de pronto, esta observación: “Uno no sale de los árboles con medios de árbol”. Un nuevo cansancio, y una actitud moral completamente nueva. “Dejemos que todo esto amarillezca y caiga. Venga el taciturno estado, el despojamiento, el OTOÑO”.




*Francis Ponge (1899 - 1988) fue un ensayista y poeta francés. Trabajó como editor y periodista, hizo contactos con el movimiento surrealista, y se incorporó al Partido Comunista en 1937, saliéndose del mismo después de la Segunda Guerra Mundial en 1947. En su trabajo acaso más famoso Le Parti pris des choses (traducido como De parte de las cosas) describió meticulosamente cosas comunes como las naranjas, el pan y los cigarrillos, en un tono poético, pero con un estilo personal y en párrafos, como en un ensayo.  Ponge evitó apelar a las emociones y al simbolismo en sus obras, y en lugar de eso buscó recrear minuciosamente el mundo de la experiencia de los objetos de uso diario.

No hay comentarios: