domingo, 17 de noviembre de 2013

NO ESTÁ LOCO QUIEN PELEA* - Grupo de Teatro EL BROTE

 
Hola Luisa! Cómo estás?  Qué bueno que vinieron con Pablo a la función!
Hace un tiempo que vengo con la inquietud de tener un "retorno" de los espectadores que presencian la obra. A veces hemos hecho algunas entrevistas al terminar la función, pero la gente suele estar emocionada y se explaya poco. Aprovechando la fluidez particular que tenés con la palabra quería pedirte, si no te molesta, algunas impresiones por escrito ¿te copás?. 
Después de una de las funciones, por propia iniciativa un espectador escribió algo y nos lo hizo llegar, y luego lo publicó en algunos medios como carta de lectores, a partir de allí se nos ocurrió que la palabra escrita es una buena forma de tener ese retorno, al menos de aquellos que se sienten cómodos escribiendo y que por ser conocidos, se lo podemos pedir. Y tratándose de vos... bueno, la palabra es tu tierra, así que si te gusta la idea... bienvenida!  Un abrazo grande!!    

Gabi Otero

Comparto recién ahora mis impresiones sobre “No está loco quien pelea”*, porque como dice Gabi Otero, directora del grupo de teatro El Brote, es mejor hacerlo pasado un tiempo. La distancia habilita una mirada reveladora, perdura lo que retenemos. Y lo que mi memoria retiene es, tal vez, lo que me hace salir distinta de un espectáculo. 

Distinta en el sentido de que  las  obras  que valen la pena, son - me parece - las que al dejar su mundo y volver al nuestro como después de un viaje, nos hacen sentir que algo ha cambiado en la percepción de lo que nos rodea.

Como tantas otras presentaciones de “El Brote”, “No está loco quien pelea” - obra basada en textos de Humberto “Coco” Martínez - cumple sobradamente con esto. En este sentido quiero aclarar que independientemente del importante y fundamental objetivo social del grupo http://www.anbariloche.com.ar/noticia.php?nota=37689  lo específicamente teatral de sus propuestas siempre me ha atrapado.

En el caso de “No está loco quien pelea”, mi memoria retiene en primer lugar, el clima que se va creando antes de comenzar, a la luz de las velas. 

Esto es mágico, el teatro es, sin ninguna duda, una ceremonia y esto lo hace único.  Todos los espectáculos de El Brote que he visto recuperan esa cualidad esencial  y lo logran con una naturalidad aplastante, con una sencillez y economía de recursos conmovedora. 

Y ya dentro de ese clima mágico, retengo la aparición - en lo alto de la escalera - del primer personaje que nos intima a entrar a la sala y ubicarnos  alrededor de un espacio donde se apostará al gran juego de la imaginación y la realidad. Un  espacio donde las escenas que se suceden transmiten  a través de distintas situaciones - poéticas algunas, francamente cómicas otras - la lucha por sobrevivir en un mundo hostil sin perder la esencia, sin dejar de ser uno mismo con toda la vulnerabilidad que esto implica. 

Mi memoria conserva imágenes y personajes: la silla de ruedas desplazándose a la luz de un farol, la canción de cuna, el personaje autoritario con su máscara y su fragilidad, el  baile de la muñeca, el tango Uno interpretado por Stella Maris Restucia, las actuaciones de Guillermina Ormeño, Elina Nahueltripay y Ramón Gandolfo.

La presencia y la ductilidad de Gabi Otero y   Natividad  Sacur, a quienes les tocan los roles que hacen avanzar la obra,  secundadas por ese elenco maravilloso.  Para todos van estas impresiones, unidas al recuerdo y la nostalgia del primer taller de escritura con El Brote, que tuve la responsabilidad de coordinar.

Por eso también, con emoción, comparto dos de los textos que surgieron entonces, escritos por  actrices que hoy intervienen en "No está loco quien pelea", Guillermina Ormeño y Elina Nahueltripay:

El pan
El pan es el encuentro con el bien y el mal. El pan, discusión diaria. El pan, la muerte del mendrugo o mendigo. Los sueños, prohibido mirar, solo de costado. Los sueños que se escuchan en el silencio. Los sueños graves de la noche grave y de las noches lentas y tranquilas. Los hombres y mujeres que se arrancarían sus ojos para no sufrir como espectadores. Las piedras son mis escoltas a la hora de vivir y morir. Reir y llorar y tener mi resurrección…
Guillermina Ormeño
La sábana

Me sirve de poncho y es muy frágil, como un ala para poder volar y con mucha blancura como pureza de mi corazón con su perfume tan suave como el aire, como el cielo celeste. Cada día me fascina más la claridad de cada día. La sábana puede ver un público grande de chicos y se comunica con la gente y vuela como si fuera un pájaro que va sin rumbo.
Elina Nahueltripay

* "No está loco quién pelea” es un espectáculo teatral basado en textos del autor y director Humberto “Coco” Martínez, escritos especialmente para el grupo de teatro “El Brote”. La obra  mantiene y profundiza una poética propia y característica consolidada a lo largo de los años por este grupo que no construye un relato lineal con un hilo narrativo único. Arma cuadros que abren el sentido y van dando forma a la obra para ofrecer un mensaje que cada espectador terminará de construir dentro de sí. Tampoco ofrece solemnidad; todo lo contrario. Fiel a su estilo genera rupturas, sorpresas y reflexiones profundas. En escena: Ramón Gandolfo, Elina Nahueltripay, Guillermina Ormeño, Gabriela Otero, Stella Maris Restucia y Natividad Sacur. Técnica: Pablo Beato y Jonatan Llancaqueo; Asistencia: Bárbara Marigo, Melisa Rodriguez , Alejandro Sepúlveda y Marcela Saracho; Música: Hugo Barrionuevo y Pablo Vainstein; Dramaturgia y puesta en escena: Humberto “Coco” Martinez. Dirección: Gabriela Otero.


No hay comentarios: