sábado, 27 de julio de 2013

MEGAMINERÍA Y FRACKING


Las manifestaciones sociales que cuestionan el desarrollo de la Megaminería en la Patagonia tienen una presencia de unos 12 años en distintas localidades de la región. Desde entonces, a la problemática de las leyes de desarrollo minero vigentes, se sumaron los anuncios de impulso de la extracción de petróleo a través de métodos "no convencionales" conocidos como "fractura hidráulica" o "fracking".    

Detrás de ambos procesos de extracción de recursos del subsuelo, un mismo temor: la contaminación de las fuentes subterráneas de agua y el impacto terminal a las economías regionales.


La Mañana de Radio Seis dialogó con Fito Alarcón, periodista de Canal 4 de Esquel, quien se refirió a la situación actual de la provincia, el desarrollo del fracking y la participación de los vecinos de Bariloche en los movimientos ciudadanos.


Respecto al avance del "fracking" en la región, comentó que se esperan los resultados de un amparo presentado por una abogada chubutense ante la Justicia Federal que deberá expedirse sobre la posibilidad de su desarrollo en Comodoro Rivadavia. Esta definición se espera como un punto de inflexión a nivel provincial y nacional sobre la temática dado que, hasta el momento, solo hubieron prohibiciones de los Concejos Municipales de distintas localidades pero estas medidas no afectan al desarrollo extractivo.


Alarcón destacó la constancia del reclamo de vecinos en distintos puntos de la Patagonia y de Bariloche que participan activamente en la búsqueda de información y difusión sobre estos dos grandes sistemas de extracción que se perciben como altamente contaminantes.


Meses atrás, un estudio minucioso del Catastro Minero de Río Negro y Chubut permitió determinar que existen 57 derechos mineros de oro y uranio "listos" para comenzar la actividad y que, en total, hay 1.939 pedidos en toda la provincia, con trámites en distinto grado de avance.


La investigación fue presentada en Esquel, cuando se cumplieron 10 años de un histórico plebiscito que el 23 de marzo de 2003 arrojó un contundente rechazo del 81 por ciento de la población a la megaminería.


La discusión pública sobre el desarrollo de la minería no está presente en la agenda política de los candidatos que evitan referirse al tema. No fue el caso de Norberto Yahuar, ministro de Agricultura de la Nación, Ganadería y Pesca y candidato a Diputado por Chubut, del Frente para la Victoria (FpV), Norberto Yahuar. En declaraciones de campaña sostuvo que la negativa del pueblo de Esquel no va a detener el desarrollo minero de la provincia.


La puja está instalada desde que los cordilleranos se alarmaron no solo por los métodos altamente contaminantes y destructivos, sino por la legislación de amplios privilegios para los capitales trasnacionales, que fue aprobada por el Congreso de la Nación en la década de 1990, bajo el paraguas del Menemismo, y desde entonces permanece intocada.


"El pueblo de Esquel cree que es prioritario el derecho a la vida y al agua y que el oro puede quedarse allí donde está", definió Alarcón quien recordó que hace poco la multinacional canadiense Yamana Gold (detrás de la subsidiaria Minas Argentinas), perdió la habilitación de las oficinas comerciales.


"El intendente municipal negó la habilitación comercial de las oficinas y esto representa otra pequeña victoria. Pero no creo que Minas Argentinas (o Yamana Gold) se de por vencida porque tiene 2.500 millones de dólares enterrados en el Cordón Esquel", expresó. "Ahora dicen que van a hacer una extracción subterránea pero la gente no les cree nada. No hay permiso social para la actividad y esto se demuestra constantemente, porque cuando los gobiernos creen que Esquel está dormido, el pueblo sale a la calle", añadió.


"Es importante que no hayan podido comenzar a operar porque sabemos que cuando arrancan es muy difícil detenerlos. Ha sido una gran victoria del pueblo que la ratificamos cada vez que vemos los desastres que siguen haciendo empresas como Barrick Gold en otros lugares del mundo, como en República Dominicana, por ejemplo", evaluó.


*Publicado en Bariloche 2000, 20 de Julio de 2013

miércoles, 24 de julio de 2013

FÉMINA: MÚSICA Y POESÍA


VIERNES 26 BARILOCHE  21 hs.
Salón Araucanía


FÉMINA HARÁ SONAR SU MESTIZAJE DE GÉNEROS 
Paula Gingins *

Funk, candombe, folclore, música cubana, rumba flamenca, algo de reggae, hip hop. El rap era (es) insuficiente para estas jóvenes artistas. Sofía "Toti" Trucco adelanta a "Río Negro" que "permanece el mestizaje de géneros" en la música actual de Fémina, el trío de San Martín de los Andes que reside en la actualidad en la capital del país y que volvió a Neuquén para tocar, junto con Intimuru (Partido de la Costa) y la local Julia Inés, desde la medianoche, en el Teatro El Viento.


–¿El rap sigue siendo el fuerte de la banda? ¿A qué le cantan ahora?

–Sí. Igual, en este disco, muchos temas no tienen rap. No es que lo decidimos, sino que se dio así. Creo que hay mitad y mitad. Intentamos abrirnos un poco más: nos gusta mucho cantar también, así que hay una especie de bolero que es más cantado que otra cosa, por ejemplo. Nos gusta jugar con el ritmo en la poesía. El rap significa en inglés "rythm and poetry" (ritmo y poesía), que es lo que nos gusta: jugar con la métrica de las palabras. Hay varios temas de amor, que en el otro no había tanto, ahora que lo pienso (risas). Somos bastante existencialistas, así que hablamos del existir.

–¿Cómo fue esto de ser de San Martín de los Andes y recorrer otros espacios en los que fueron y son reconocidas?

–Estamos súper agradecidas por eso. Rescato que el ser del sur y tener ese contacto con la naturaleza, hace que siempre volvamos a reconocernos en nosotras mismas. Cuando volvés a la raíz, no podés hacerte la distraída. Eso es tan verdadero y tan real, que te reconocés en eso. Nunca perdimos la tierra.(Diario Río Negro, 8/7/13).

"La frescura de la música de Fémina es eco del aire patagónico. Para elaborar el particular sonido que identifica al grupo, las sanmartinenses Sofia "Toti" Trucco, Clara Miglioli y Clara "Wewi" Trucco sugieren:  meter en la coctelera funk, candombe, chacarera, folklore, música cubana, rumba flamenca y algo de reggae. Agitar bien con el cuerpo y el espíritu. Servirlo fresco en un ambiente cálido y beberlo degustando las palabras. Precaución: puede resultar adictivo." (La mañana de Neuquén, 9/7/13).





martes, 16 de julio de 2013

UN LAGO IMAGINARIO de Paola Michaels*



Un lago imaginario es una maqueta realizada con diferentes clases de fieltro y pieles sintéticas, sobre una base rectangular de madera. A través de los diferentes materiales se conforma el diseño abstracto de un lago, emulando el movimiento, el color y el sonido del paisaje.
Proyecto que cruza el diseño textil, la arquitectura y las artes visuales, en la búsqueda de formas expresivas y abstractas a partir de materiales reciclados, dando prioridad a la textura, como herramienta para representar movimiento, a una geometría muy orgánica, para evocar la dinámica del agua; y al color, pensando no solo en términos formales sino en el tiempo y en el sonido. 
  


 En el proceso creativo tiene para mí la misma importancia tanto la concepción y puesta en escena, como el acto fotográfico en si. Bajo este mismo esquema comencé a incorporar otras temáticas, siempre con la intención de explorar diferentes técnicas y de incorporar elementos digitales en lo plástico y viceversa.
 He realizado varias series fotográficas acerca de lo natural, lo artificial y lo inanimado, buscando puntos comunes entre estos estadios y sobre la relatividad de lo que percibimos como real o vívido. En ellas siempre busco fotografiar una escena o una intervención realizada previamente.
    La ilustración digital está adquiriendo gran importancia en mi obra, principalmente para generar imágenes vectoriales, capas de color o geometrizaciones, que luego son aplicadas sobre diferentes soportes o materiales o que son puntos de partida para obras más plásticas, en las que prima el uso de materiales textiles y pieles artificiales.
Paola Michaels






* Paola Michaels nació en Bogotá (Colombia) y hace algunos años está radicada en Buenos Aires. Estudió Diseño en la Universidad Nacional de Colombia y actualmente cursa un posgrado en Lenguajes Artisticos Combinados en el IUNA (Instituto Universitario Nacional del Arte - Buenos Aires). Ha participado en diferentes muestras colectivas, entre las que se destacan: Selección oficial BAFICI - Mediometraje "La Casa" (basado en el cuento “La casa abandonada” de Mario Levrero) Festival Internacional de Cine de Buenos Aires  (Argentina - 2012); Ganadora de la Beca de creación grupal del FNA (Fondo Nacional de las Artes 2011); 100° Salón Nacional de Artes Visuales - Palais de Glace (Argentina - 2011); Muestra fotográfica del Festival de Videodanza , Alianza Francesa de Buenos Aires (Argentina - 2011); Muestra De Regreso al Paraiso - Fundación Itau Cultural (Argentina - 2011); Salon de Arte Bidimensional - F. Gilberto Alzate Avendaño (Colombia - 2010); Esto no es un almohadón - Petit gallerie (Argentina - 2009); Festival de la luz - Alianza Francesa (Argentina - 2007); Metahumanos - Gal. Uniandinos (Colombia - 2005); Ingenio400 (España - 2004); Rain Forest Memorial (Alemania - 2003); Salón Fotografía y Moda  - T. Jorge Eliecer Gaitan (Colombia - 2003); Entrecasa - Galería Santafé (Colombia - 2002).




domingo, 14 de julio de 2013

LOS LIBROS

El sofá en el que está Enriqueta...  Se hizo ENORME



viernes, 5 de julio de 2013

ÍNTEGRA obra completa de GONZALO ROJAS

Qué otro lugar para celebrar a este magnífico poeta del sur del mundo, que este modesto espacio en el sur del mundo. Por eso me uno al homenaje de “Íntegra”, edición de la obra completa del poeta chileno Gonzalo Rojas * - a cargo de la ensayista Fabienne Bradu ** - reproduciendo fragmentos de la entrevista que le hice a Rojas con motivo de una visita suya a Bariloche y que el diario Río Negro publicó en diciembre de 2007. Se puede leer completa aquí http://www1.rionegro.com.ar/diario/cultural/2007/12/22/index.php

"...Voy corriendo en el viento de mi niñez en ese Lebu tormentoso y oigo, tan claro, la palabra relámpago. Relámpago, relámpago. Y voy volando en ella y hasta me enciendo en ella todavía. Las toco, las huelo, las beso a las palabras..."

"...Las piedras son lo mío, mi alma. Yo soy pedregoso, será porque vengo de mineros, será porque hay una tradición en mi casa, en mi familia, mi progenie, de un trato con la piedra, con la dureza de la piedra. El hecho es que ella es, para mí, un elemento muy primordial..."
Gonzalo Rojas

Luisa Peluffo: -Gonzalo ¿actualmente usted vive mitad en Chile y mitad en los Estados Unidos?

Gonzalo Rojas: -Sí, realmente estoy fuera desde hace mucho. Ya no sé decir cuántos años, pero desde hace por lo menos quince que estoy fuera de la órbita geográfica, geológica, estrictamente chilena. Antes también fui, Luisa, bastante vagabundo, como diría Quevedo, ¿no? Más que vagabundo, pero me marchaba de un lado y otro porque así es uno y parece que en el caso mío se registrara bien ese carácter que le atribuyen a los sagitarianos. Yo soy nacido en diciembre.

-¿Y en el horóscopo chino será serpiente? Se lo pregunto por el poema de las dos serpientes: Prosa y Versa, que leyó ayer.

-Dragón.

-El dragón y la serpiente son los dos signos que tienen un destino kármico, no vuelven a reencarnarse...

-¡Qué lindo! Pero sé que la serpiente es sabiduría. Por eso ayer, cuando aludía yo prosa y verso, o Prosa y Versa, hablaba de las dos serpientes magas, magníficas. Bueno hablando ahora del lugar dónde se reside, dónde vive uno, yo repito sin embargo una aquí, delante de ti, contigo, en este hermoso sitio frente a este lago, en Bariloche. Te digo, como decía Antonio Porchia, este ítalo-argentino de ustedes: soy un habitante; pero de dónde... Ésta es mi situación real. Ayer hablaba de la condición de un poeta para ser genuino, porque se estima genuino, vive y vivió siempre a la intemperie.  Ser y más ser. Ése es su proyecto y no hay ningún otro. Todo lo demás es trampa. Puede ser publicidad, puede ser encantamiento, encandilamiento. Pero eso no es genuinamente lo que a la poesía le corresponde. Bien, vivo entre los Estados Unidos y algún otro párrafo del planeta, enseñando en distintas universidades... Pero en Chile tengo un rinconcito que adoro porque me fue dado, me fue dado por un azar prodigioso. Yo le puse un nombre altanero: Torreón del renegado, si tú supieras... unos cuantos metros de aire pero con un barranco de portento. Tal vez el barranco del Tao, porque el río pasa delante de mis ojos. De manera que cuando me levanto ya está ahí el río sonando y ha sonado toda la noche. Es un sonido turbulento ¡pero notorio! Brioso, que viene desbocado desde las altas cumbres; yo estoy ahí como a 2.000 metros de altura. Y él viene de mucho más alto, de 4.000 metros y baja volando por el lado mío y se parece tanto a mi alma... Es decir, allí me identifico yo. 

-Cuénteme de Lebu, donde nació.

-Bueno tú sabes que la patria pequeña mía, así como Neruda tiene su patria pequeña que se llama Temuco, o la Mistral tiene su patria pequeña que es Vicuña, lo mío es un sector minero carbonífero. Mi padre era minero de las minas de carbón. Trabajaba debajo del mar. Había unas galerías horrendas (todavía existen, pero entonces eran más horrendas) por las que tienen que bajar los mineros como quien va al infierno, hasta nueve kilómetros por debajo del mar. Y allí trabajaba. Por eso el hombre se murió temprano. Por ahí el gran Gabriel tiene su Macondo; uno tiene su rincón, yo tengo mi Lebu. Lebu, en mapuche, quiere decir torrente hondo: leufu, será por eso que amo tanto los ríos.

-¿Cómo surge allí su vocación, su conexión con la palabra?

-Sólo un poeta le pregunta a otro poeta una cosa así, vamos a hablar de alumbrado a alumbrada, ¿no? Mira, yo tenía seis o siete años y era un día de tormenta, mayor que éstas que hemos tenido estos días aquí, y encima del océano, porque Lebu es un puerto fluvial pero que desemboca inmediatamente en un mar abierto, en un Pacífico absolutamente loco. Entonces desde mi casa de Lebu, que también era un barranco, mira qué curioso, ¿no?... El mar sonaba y era una noche de mucha tormenta y en la galería, como le decíamos nosotros los chicos, sonaban y entraban los relámpagos, los truenos, los rayos. Lleno de tormenta que lo destartalaba todo a lo natural y parecía una fiesta, pero una fiesta cruel. Entonces, de repente, mientras todo esto zumbaba, tronaba y parecía que el cielo nos amenazaba y la tierra se sacudía por entero, uno de mis hermanitos dijo esta palabra: relámpago. Me acuerdo muy bien de esto, es exactamente como te lo digo y me sonaba, me zumbaba la palabra relámpago y me dije para mí mismo: relámpago, y en realidad esas cuatro sílabas: re-lám-pa-go, con ese esdrújulo y esas vocales, esa sonoridad y esa dimensión fónica me dieron más sentido que toda esa especie de acabo de mundo que estaba presenciando en ese instante. Allí se me reveló el poder de la palabra. Y entonces esta revelación se me impuso como una visión de mundo. Por eso no te extrañe que al libro que hasta ahora registra la mayor cantidad de mis textos yo le haya puesto título "Del relámpago".

-Ayer usted mencionaba ciertas vertientes en su poesía: lo numinoso, Eros, su poesía de circunstancia, que supongo incluye lo testimonial...

- No podría seguir respirando si no dijera lo que tengo que decir. Incluso a veces he sido áspero o asperillo porque he dicho cosas que a lo mejor no parecieron prudentes, aun en tiempos tan sombríos como éstos que nosotros hemos vivido. Yo he estado en Alemania en el año 1974, después de todos estos horrores del '73, y me veía exigido a vivir en la única patria, en el único ángulo del planeta donde me dieron opción de trabajar, que es la Alemania Oriental. Sin embargo aquello que era parte de mi sueño me fastidió tanto que escribí un texto que se llama "Domicilio en el Báltico" y que es un texto justamente curioso porque por un lado tú sientes al esperanzado y por otra parte al mutilado en una sociedad en la que uno había llegado a soñar. A eso yo le llamo intemperie. Un poeta tendrá que estar a la intemperie para ser fiel.

-Volviendo a las vertientes de su poesía, también señalaba una línea genealógica y un tratamiento de las elegías.

-Lo elégico, es decir: alguien ayer me preguntó mucho por la muerte ¿te acuerdas tú? Entonces no es tanto el tema de la muerte el que prevalece en mi visión sino esta especie de asalto y absurdidad a la vez de la muerte por un lado y, por otro, esta especie de niñez permanente de la muerte dentro de uno.

-Que nace con uno.

-Que nace con uno. Entonces por eso, porque no le tengo ese respeto o ese no sé qué a ella, por eso mismo, cuando hablo de la muerte lo hago con un grado de irreverencia hasta cierto punto. Y cuando escribo elegías, que las he escrito, no me sitúo en el ángulo del sentimiento doloroso, de la pérdida, de la destrucción, más bien hago mi elegía contra la muerte.

-Uno de sus primeros libros lleva justamente ese título: "Contra la muerte". ¿Cómo se relacionan todas estas líneas temáticas en su poesía?

-Todo m'hijita, todo se da mezclado y si yo le hiciera un dibujo le diría que de estas siete, son unas siete las vertientes, todas por debajo fluyen y hay una agüita que las comunica a todas. No te extrañe que un poema de aire tanático a la vez sea de amor. Tú me oíste ayer leer "Almohada de Quevedo" donde está ella, pero está el humor. A veces tú estás en una reflexión de apariencia muy severa, muy honda, muy numinosa y trascendente y de repente hay una cuerda de humor. Porque también eso es necesario. Ahora ¿de dónde me viene esto? Si yo no creo en la originalidad. Yo no soy un poeta que confíe demasiado en lo que se llama "lo original", muy por el contrario.

- Pero es original a pesar suyo.

-No sé, pero mira, frente a este arrebato, este impulso, a esta desmesura por ser original, por ejemplo, todos estos coloquialistas del día y estos señores que hablan de la antipoesía, que son cosas más bien para la risa. Creen saberlo todo y no han descubierto ni el agua caliente, no han descubierto nada. No han ido ni a la esquina. Ellos creen haber vuelto de todas partes. Olvidan, por ejemplo, que en el siglo IV a. de C. Calímaco ya escribía poesía coloquial. Poesía coloquial ha habido siempre y Jules Laforgue, un francés nacido en Uruguay, lo mismo que Lautréamont, lo mismo que Supervielle, ese hombre enseñó la coloquialidad y Pound y Eliot registraron y aprendieron lo coloquial en Laforgue, de manera que todo esto de las invenciones... por lo menos para mí, son sospechosas. En cambio yo creo en aquello que dijo Apollinaire, la lucha entre estas dos líneas que, como las vías de un tren, parecería que nunca se tocan: la tradición y la invención y, sin embargo, la una se alimenta de la otra. Por eso me viste defender ayer a Darío. Darío y más Darío.

-¿Querría decir algo acerca del ritmo de sus poemas?

-Mira, yo te voy a decir Luisa una cosa, ¿sabes en qué creo? Y tú me entiendes, porque es cierto que tú me entiendes: en el balbuceo. Lo que pasa es que yo no alcanzo a decir, soy balbuceante. Tal vez esto del balbuceo me queda de mi tartamudeo inicial. Cuando yo era un niño era un gran tartamudo. Hoy día parece una contradicción porque a veces hasta parezco, no sé, elocuente y eso me aburre mucho. Pero era un tartamudo infinito, mis compañeritos se reían de mí por supuesto, pero yo aprendí entonces que si era capaz de reemplazar, cuando los demás se divertían a costa de mi dificultad, una palabra por otra que me fuera más fácil de pronunciar, entonces creaba un espacio imaginativo ¿me entiendes? Para que veas cómo en mí las cosas se dan desde la partida y aquí te estoy dando una de las claves de mi pensamiento poético y de mi palabra.

-Y de su respiración.

-Y de mi respiración. Al fondo hay un proyecto de respiración. Hay por aquí, donde tú abras, en cualquiera de estos textos, sobre todo los más breves, mira "Ejercicio respiratorio": "Azar/ con balbuceo son las líneas de Ilión/ en las que está escrito el mundo con/ balbuceo y tartamudeo y/ asfixia, el oleaje/ de las barcas exige ritmo Homero/ vio a Dios".

-Es notable cómo al decirlo se le apura el ritmo en un momento dado.

-Se me apura, entonces tú dices bien, la asfixia... ¿te acuerdas que yo celebraba el asma de un pariente mío? Entiendo por qué los asmáticos crean un espacio de imaginación y un pensamiento muy singulares. Es que cuesta respirar... Cuesta respirar.

-Usted dijo ayer "a mí me gusta trabajar con todos los elementos"...

-Correcto, mira uno no tiene por qué limitarse. A propósito del sentido habría que responder esto, porque ya te acuerdas tú de esta frase, de este pensamiento de Valéry: "La poésie est une vacillation entre le sens et le son". Entonces si por un lado yo, o para mí, este sonido o esta dimensión fónica, con asfixia y todo, me es tan necesaria, por otra parte en cuanto al sentido o significado yo no lo voy a obtener de las ideas, de las nociones abstractas. Los poetas trabajamos, ya se sabe, con las imágenes, esto es con las cosas. Entonces el mundo nos llega desde un latido: de ese lago, que está allí nos llega una transparencia que es distinta. Y así no es raro que aquello que parece irrisorio: un zapato tirado en el suelo, encima de un pasto o no de un pasto, a lo mejor el pasto es imaginario, te haga pensar en tantas cosas: ¿de dónde habrá salido ese zapato de mujer enterrado vivo? Entre el cerezo y el espectáculo del cerezo. Y mira, una cosa es el cerezo y otra el espectáculo del cerezo. No tenemos aquí a los grandes filósofos del pasado moderno o del pasado antiguo. Entonces nosotros estamos en otro plazo, estamos como adivinando el mundo.

Éxtasis del zapato

¿De dónde habrá salido este zapato
de mujer, enterrado vivo
entre el cerezo y el espectáculo
del cerezo?

Alguna vez hubo
uñas de diamante ahí de un pie
libertino en diálogo
con el otro
del que no hay noticia.

Ocioso
ahora duerme su desamparo en el pasto
a medio fulgor, mezcla
de altivez y
lástima: todo tan lejos. Lo
arqueológico, lo arterial del arco, el tacón;
¡y esa música!
 

* Gonzalo Rojas (1917 – 2011) es uno de los poetas chilenos más importantes del siglo XX. Nació en Lebu, provincia de Arauco, estudió Derecho y Literatura en el Instituto Pedagógico de la Universidad de su país y perteneció al grupo surrealista reunido en torno a la legendaria "Revista Mandrágora". Fue diplomático en China y Cuba durante el gobierno de Salvador Allende. Recibió el Premio Nacional de Literatura de Chile en 1992 y el Premio Cervantes de Literatura en 2003. En España también fue distinguido con el Premio Reina Sofía y recibió además el Premio Octavio Paz en México y el José Hernández en Argentina. Su obra editada incluye, entre otros títulos: "Cuaderno secreto", "La miseria del hombre", "Contra la muerte", "Oscuro", "Transtierro", "Del relámpago", "Críptico", "El alumbrado" y "Las adivinas".


**Fabienne Bradu resume la voz de un poeta  que fue de la tradición a la vanguardia. Una de sus características – dice - es el modo en que fragmenta el texto dando paso a una especie de digresión controlada: “En los abruptos cortes de versos, no se trata tanto de un cambio de tema -lo que justificaría el término «digresión»-, sino de descoyuntar el esqueleto del poema. Rojas rompe y despedaza la continuidad del verso para calcar la asfixia de quien no alcanza a decir todo lo que ve, siente o sabe”. La parodia, el pastiche, la ironía, la sátira, son marcas de su poesía, él se caracterizaba —afirma la ensayista— por su jovialidad y antisolemnidad: “También utilizó el humor para devolver los golpes que le lanzaron en determinados momentos de la vida, muy a la manera de un Quevedo o de los demás poetas satíricos del siglo de Oro español”. “Remito a sus poemas contra Braulio Arenas, Nicanor Parra o contra los malos poetas —menciona—, esos «divos» más preocupados en figurar que en crear, contra sus profesores de retórica o contra los críticos y académicos que pretenden explicar la poesía con instrumentos que les son ajenos”.