jueves, 6 de marzo de 2014

GRACIELA RUIZ Y RODRIGO DALZIEL



 
A manera de despedida de dos queridos, inolvidables amigos, comparto estos bellísimos poemas de Graciela Ruiz, que con sutil delicadeza parecieran aludir a su rica y generosa trayectoria:

ABISMOS

Trasegar
de la luz

por la gran boca
donde los seres
se entrecruzan

se mezclan
se suceden
emergiendo
unos de los otros

hasta el fin
Sin fin


EXISTIR

¿Será
esta larga paciencia
proyectada hacia un después
que tampoco es el llegar

mientras voy
peregrinando el tiempo

con el bulto
del tiempo
entre las manos?


PULSOS

Rompe una palabra

su ola
en el tiempo

Nada
ha quedado igual


ORACIÓN

Trasparentar
el sol

por haberlo entibiado

De  A la lumbre de los pájaros 

 Graciela Ruiz  (1941 – 2014) nació en Rosario Santa Fe. Graduada en Letras (Facultad de Filosofía, U.N.R.), se especializó en griego antiguo en el Instituto de Filología Clásica de esa Facultad. A comienzos de 1977 viene a la provincia de Río negro para ejercer la enseñanza secundaria en San Antonio Oeste, y desde 1979, en San Carlos de Bariloche, involucrándose entre 1986 y 1990, junto a un calificado equipo interdiciplinario,  en el proyecto democrático que guió la reforma educativa de Nivel Medio de la provincia.

Entre 1980 y 1985 participó de los talleres de lectura y escritura que coordinara, en Gral. Roca, el profesor y crítico literario Nicolás Bratosevich. En 1983  publicó “Donde reverbera la noche” ( Botella al Mar, Buenos Aires) y en 1995 “A la lumbre de los pájaros”, (Ediciones Último Reino, Buenos Aires). Integró las antologías “Canto Rodado” (1984, Secretaría de Cultura de la Provincia de Río Negro), Poesía Río Negro (2006, Fondo Editorial  Rionegrino).

En 1996 asistió como poeta invitada al 4º Festival Latinoamericano de Poesía de Rosario y en 1998 al 2º Encuentro de Escritores y Críticos Literarios, en General Roca. Estudios de posgrado (U.N.Co) la vinculaban últimamente con trabajos de investigación en el área de Filología Clásica.

Acerca de “A la lumbre de los pájaros” escribió  Roberto Retamoso, Doctor en Letras por la Universidad Nacional de Rosario: “…las imágenes de la poesía de Graciela Ruiz se van construyendo en su autosuficiencia,  tan intensas como puntuales para hacer de la condensación del sentido (o de los sentidos) - y de la suspensión del fluir del discurso pero también del tiempo - la estrategia por la cual se despliega una auténtica sensación de eternidad…”

Algunos de estos poemas, junto con otros de “Márgenes” (inédito) fueron musicalizados por Rodrigo Dalziel y Roberto Navarro.


Rodrigo Dalziel dirigió coros en San Carlos de Bariloche desde 1968. Fue director fundador del Coral Bariloche. En 1974 dirigió la Misa el Sol de Mozart con el acompañamiento de la Camerata Bariloche en ocasión del estreno en nuestra ciudad de la Suite Argentina de Eduardo Falú; en 1989 estuvo a cargo de la dirección de la Misa Criolla, secundado por el Mtro. Ariel Ramirez al piano y Zamba Quipildor como cantante solista y Domingo Cura en percusión. 

Tras un lapso en que interrumpió sus actividades musicales, en 1984 creó el Coral Melipal e integró en dos oportunidades la comisión directiva del Camping Musical Bariloche. El Coro Melipal fue seleccionado para actuar ante los mandatarios presentes en la V Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado que se realizó en Bariloche.

En el marco de su labor coral realizó numerosos arreglos de música popular especialmente temas de autores sureños, destacándose el ciclo de canciones de Marcelo Berbel publicado por Ediciones GCC de La Plata. Contribuyó a dar forma, desde lo coral, a creaciones de autores barilochenses: la cantata Popol Vuh de Patricia Di Matteo, La Misa Sureña de Edgardo Lanfré y la cantata Anecón Grande de Roberto Navarro, obras que en su momento recibieron la cálida acogida del público local. Más recientemente, un coro de Río Gallegos lo comisionó para crear un ciclo coral con siete canciones de autores santacruceños. 

Incursionó en la comedia musical dirigiendo y contribuyendo en distinta medida a los guiones y a la música de obras como Canción de Navidad, El mago de Nínimec, Vía muerta y madrigales trasnochados, El voto cantado. Con el Coral Melipal presentó con notable éxito en 2004 la comedia de su autoría (guión y música) El Mandarín de Maquinchao. Como cantante e instrumentista coordinó y participó en grupos de cámara y equipos de trabajo, pudiéndose citar al Grupo Vocal de Cámara Bariloche, Consonantibus (música antigua), Cantacuentos (cuentos musicales para niños) e integrando y dirigiendo el octeto vocal de cámara Enjambre 8.  

En el marco de la conmemoración del día de la Restauración de la Democracia, fue merecidamente distinguido como Ciudadano Ilustre, galardón que fue entregado por la Intendenta María Eugenia Martini y el Presidente del Concejo Municipal, Ramón Chiocconi.  

Para oir la canción Fill Mapu (Toda la tierra) en versión del Coral Melipal cliqueá: 


Fill mapu kiñe püll´ü kizungueiñ
Ka inchiñ ka pefapüll´ü ngueiñ
Pepilelaiñ nguelaiñ inchiñ taiñ püll´ü
Welu chognlay kairr´uke
Kiñe püll´ü kizu ngueiñ inchiñ
kemga kiñe mapu kizu ngueiñ
kizungueiiiiiiiiiiiñ

Toda la tierra es una sola alma
somos parte de ella
No podran morir nuestras almas
cambiar si que pueden
pero no apagarse
Una sola alma somos
como hay un solo mundo
Una sola, sola, alma

Letra: Abel Kurruinca
Música: Aimé Painé

5 comentarios:

graciela cros dijo...

gracias luisa por este homenaje a graciela y rodrigo

Luisa Peluffo dijo...

Qué tristeza... Vivían en la música y en la poesía y Rodrigo le dio tanto a Bariloche... no hay más que buenos recuerdos de ellos. Y Graciela era una excelente poeta, muchas veces le pregunté cuándo iba a editar otro libro... pero ella sonreía y se negaba, como si sus poemas no tuvieran importancia. Así era ella, muy dulce, más bien tímida, muy bajo perfil.

Vero Montero dijo...

qué hermoso Luisa, gracias por compartirlo con nosotros

Anajul dijo...

Gracias por estas palabras
Queridísimos Graciela y Rodrigo: duele hondo esta pérdida abrupta y absurda. Gracias por todo, por el amor, la dulzura, la sensibilidad, la calidez, la firme serenidad, las convicciones, la generosidad. Los vamos a extrañar. Hasta siempre.
Anahí, su hermana política. Rodrigo y Ramiro, sus sobrinos

China Mayorga dijo...

como los extraño!!!!!! china mayorga